50. Jahrgang Nr. 8 / Serptember 2020
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Neues aus der Konzilskirche


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2004
Franz Nomista: Stellungnahme zur Frage: Welches ist die zentrale Häresie der sog. 'Konzils-Kirche?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Craig Heimbichner: Die talmudistische Note - Die wahre Geschichte der Ersetzung des Offertoriums


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Die Krise der Kirche ist hausgemacht


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Habemus Papam?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Anhang: Ratzingers Stellungnahme zu verschiedenen Themen


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Die Krise des Glaubens und der Verfall der röm.-kath. Kirche


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Eine kritische Analyse von Ratzingers Dominus Jesus


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Gloria olivae - Joseph Ratzinger - Benedikt XVI.


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
'Exkommunikation' von S.E. Erzbischof Ngô-dinh-Thuc durch 'Kardinal' Ratzinger


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NAHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Remarques connexe


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Cual es la herejsia central de asi llamada


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
Remarques connexe


Ausgabe Nr. 5 Monat August 2005
Rundschreiben Mediator Dei et hominum, Vorwort/Gliederung


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Zur aktuellen Situation


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
NACHRICHTEN ZUM AKTUELLEN GESCHEHEN...


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Zur theologischen Position von Kardinal Ratzinger


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Das Konzil und der viel zitierte Heilige Geist - mit Blick auf Parallelen im Mittelalter


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Das II. Vatikanische Konzil und die theologische Sprachverwirrung


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Ein terminologisches Dilemma


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Zur Theologie und Philosophie Joseph Ratzingers


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Clemens August Kardinal Graf von Galen


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Unfreundliche Betrachtungen


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Brief an die Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2003
Hresie der Formlosigkeit. Die rmische Liturgie und ihr Feind


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
Zur derzeitigen Situation der Kirche


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums: extra Ecclesiam salus est


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Zitate


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die gttliche Wahrheit erkennen


Ausgabe Nr. 6 Monat November 2002
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Dominus Jesus


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
ESSERE CRISTIANI SENZA CHIESA ?


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Unerwartete


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2001
DIE SCHPFUNG - EIN GTTLICHER PLAN - Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Bewegung fr die gegrndet


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Zur Verffentlichung des 3. Geheimnisses von Fatima


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
ESSERE CRISTIANI SENZA CHIESA ?


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
Dominus Iesus


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
Lettera a cristiani preoccupati (ital)


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1999
OFFENER BRIEF AN DIE PFARREI HARTKIRCHEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
CHRIST SEIN OHNE KIRCHE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
Brief an besorgte Christen


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
Warum die Einsicht Ecne untersttzt


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1998
KUMENE - QUO VADIS?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
Brief an besorgte Christen


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
In der Diaspora


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Die Rechtfertigung - Stellungnahme


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Der Protestantismus und seine kumenische Aufwertung


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Leserbriefe zu dem Artikel


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
KUMENE ?


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
Gott, von dem ich nicht einmal wei, ob er berhaupt existiert


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1993
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
WAS BEDEUTET DIE UNZERSTRBARKEIT DER KATHOLISCHEN KIRCHE?


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1996
EIN SOLCHER RELIGIONSUNTERRICHT VERDIENT NICHT SEINEN NAMEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1996
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
CLOQUELL ZUM BISCHOF KONSEKRIERT ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1996
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1997
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1995
Nachruf auf Herrn Dr. Carlos Disandro


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1994
DER WEIHERITUS PAULS VI. IST UNGLTIG...


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1994
Gegen den atheistischen bermenschen


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1994
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz 1995
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Brief an die treuen Bewahrer des kath. Glaubens


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Ratzinger/Benedikt XVI. im Visier


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Leserbriefe zu dem Beitrag Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1991
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ANKUPPLUNG POSTHUM?


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1990
DAS RTSEL UM MGR. M. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1989
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1990
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Januar 1989
DIE KRISE DES GLAUBENS UND DER VERFALL DER RM.-KATH. KIRCHE


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
DIE KRISE DES GLAUBENS (Fortsetzung


Ausgabe Nr. 6 Monat Januar 1989
DIE KRISE DES GLAUBENS (Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1988
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1988
S C H I S M A ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1988
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1988
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
ERKLRUNG NICHT WIDERRUFEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DAS DRITTE GEHEIMNIS VON FATIMA


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
TRADITION - WIRKLICHKEIT, PHANTASIE ODER BETRUG?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
NACHRICHT, NACHRICHT, NACHRICHT...


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
ECONE UND ROM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
BERLEGUNGEN ZUM VATIKAN-DOKUMENT BER BIO-ETHIK


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
NEW AGE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1986
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
EINE DOGMATISCHE ANALYSE ... u.a. AUFSTZE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
THEOLOGISCHES AUS ECONE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
INKONSEQUENZEN, INKONSEQUENZEN... BRIEEFWECHSEL


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1986
LEX CREDENDI, LEX ORANDI... - ODER NICHT ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Januar 1987
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
DER LETZTE BETRUG ROMS


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1985
EINE REFORM DER KONZILIAREN REFORMEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
OFFENER BRIEF


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1985
BRIEF VON HERRN PROF. DR. D. WENDLAND AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
EINE REFORM DER REFORMEN ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juli 2006
Unsere 'zahlreichen Mitstreiter' oder: der tiefe Graben


Ausgabe Nr. 5 Monat Juli 2006
Fastenpredigt 2006


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1984
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2013
Die Irrtmer des II. Vatikanums und ihre berwindung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
NACHLESE ZUM SOG. NEUEN 'KIRCHENRECHT'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
LESERBRIEF: ZUR UNRECHTMSSIGKEIT DER WAHL VON MGR. K. WOJTYLA


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1984
ZUR SOG. 'WIEDERZULASSUNG' DER (TRIDENTINISCHEN) MESSE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
5. Brief an die treuen Bewahrer des katholischen Glaubens


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Diaspora


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre...


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
Bekanntmachung der Kongregation fr die Glaubenslehre


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ERZBISCHOF NGO DINH THUC 'EXKOMMUNIZIERT'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
MODERNE 'KIRCHEN'GESCHICHTE - EIN RCKBLICK


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
HELDEN MIT AUSZEICHNUNG UNERWNSCHT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1984
MARGINALIEN ZUM LUTHER-JAHR


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
NACHRICHTEN... NACHRICHTEN... NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1983
WIE ECONE DIE KIRCHE ERNEUERT - EIN OFFENBARUNGSEID


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1983
ERSTES SELBSTNDIGES DENKEN ODER HEUCHELEI ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1981
SIND DIE NEUEN WEIHERITEN NACH VATIKANUM II GLTIG?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1981
BER H.H. RATZINGER, DER BEANSPRUCHT, BISCHOF VON MNCHEN ZU SEIN


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1981
MODERNISMUS UND REFORMKATHOLIZISMUS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
LEFEBVRE AM ZIEL SEINER WNSCHE ?


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
KLERIKALES SCHEINGEFECHT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
EINSICHT!


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1980
ANTWORT VON H.H. PFARRER HANS MILCH


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1980
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1980
OFFENER BRIEF EINES GLUBIGEN PROTESTANTEN


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
DIE NEUE PRIESTERWEIHE IST KEIN KATHOLISCHER RITUS MEHR


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1979
MIT DER ZEIT BERNEHMEN WIR, ECONE, ALLE MESSZENTREN!


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
WIE LANGE WILL DR. KLAUS GAMBER UNS NOCH TUSCHEN?


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
VOX FIDE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1978
DESWEGEN SIND WIR PROTESTANTEN GEWORDEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1978
MITTEILUNGEN DER REDAKTION/LESERBRIEFE


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1978
DE MORTUIS NISI BENE ? ZU MONTINIS TOD


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1978
HTET EUCH VOR DEN FALSCHEN PROPHETEN !


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1978
DIE KIRCHE ALS DIE WAHRE INSTITUTION DES HEILS


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1978
JOHANNES PAUL II.


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1978
SIE LGEN, PATER WERENFRIED


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
DIE FOLGENSCHWERE KRISE DER KIRCHE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
SEKTE MIT IMPRIMATUR


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1977
DER 'VON NIEMANDEM DIRIGIERTE' KONZILSBERATER JOSEF RATZINGER


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE SITUATION DER KIRCHE IN EINER UNBEKANNTEN VISION DER ANNA KATHARINA EMMERICK


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1977
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1977
SACRIFICIUM INTELLECTUS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1978
KIRCHENZERSTRER - EINST UND HEUTE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1978
GEGENWART DER KIRCHE IN DER WELT


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1978
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1978
NIE ETWAS NEUES: DER 'BERHOLTE MODERNISMUS'


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
bermchtiges Schweigen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
Hohlheit bis zum Unsinn ?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
Betrachtungen ber die erste Enzyklika Benedikts XVI.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1977
FAULE FRCHTE


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2007
Die Prophezeihungen des Herrn von Cazotte


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2007
Mitteilungen der Reaktion


Ausgabe Nr. 56 Monat August/Sept. 1974
TU ES PETRUS


Ausgabe Nr. 9 Monat Dezember 1974
CORNELIUS UND CYPRIAN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1975
DIE EHEZWECKE


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2007
Ratzinger und die heidnischen Sexual-Gtter


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2007
Ratzinger und die heidnischen Sexual-Gtter, Forts.


Ausgabe Nr. 9 Monat Dezember 1973
DER ANTIMODERNISTENEID


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
... und eine bittere Bilanz


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Das freimaurerische Prinzip


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Rckkehr zur berlieferten Liturgie?


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Leserbrief zu: Drei heilige Bcher


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Die Falle der Motu-Proprio-Messe


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
ber die Menschwerdung Christi


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Der groe Glaubensabfall am Ende der Zeiten...


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Wo zwei oder drei in Meinem Namen versammelt sind


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Das Motu Proprio nchtern betrachtet


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NOUVELLE POLITIQUE D'AUTONOMIE OU HYPOCRISIE?


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
Letter of Bishop Louis Vezelis, O.F.M. D.D.


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FIRST SIGN OF INDEPENDENT THINKING OR HYPOCRISY?


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
REMARQUES CONNEXES


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
ANSWER OF REVEREND FATHER HANS MILCH


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2008
Ich glaube an die heilige katholische Kirche, die Gemeinschaft der Heiligen.


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2008
Die DITIB


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
Apostasa y Confusin


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Ich leide keinen Mangel


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2008
Gegendarstellung


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2008
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2008
Die prinzipielle Offenbarung Gottes und die konkrete Offenbarung


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2008
Anmerkungen zur subsistit-in-Lehre


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2009
Anmerkungen zur Fastenzeit 2009


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2009
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2009
Die Holocaust-Latte liegt zu hoch!


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2009
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2009
Weihnachtsbrief 2009


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Christmas Letter 2009


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2010
Ist die Religionsfreiheit ein Naturrecht?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2010
In der 'Mitte' angekommen - Beliebigkeit als Prinzip


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2010
Verhandlungen mit Rom (Fortsetzung)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2010
Verhandlungen mit Rom (Fortsetzung 2)


Ausgabe Nr. 11 Monat giugno 2010
Al crocevia


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Kampf der 'political correctness'


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
A proposito della situazione attuale della Chiesa


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Al crocevia


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Vom Sinn der Schpfung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Die Grundhresie Johannes Pauls II.


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Benedikt XVI. - in den Klauen der verborgenen Hnde


Ausgabe Nr. 3 Monat Sptember 2011
Gott ist die Liebe


Ausgabe Nr. 3 Monat Sptember 2011
Antwort auf einen Angriff gegen den Sedisvakantismus


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2012
Verwechslung mit Folgen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Offene Fragen an Abb Schmidberger


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Weder Vertrauen noch Eifer noch Methode


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Anmerkungen zur kirchlichen Situation


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
Erneut auf dem Prfstand


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
Das Ankupplungsmanver


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2012
Gott wird Mensch - Weihnachten 2012


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2012
Hart, aber fair - ein Briefwechsel zur aktuellen kirchlichen Situation


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Habemus Papam? Zur Wahl von Jorge Mario Bergoglio


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Mitteilungen der Redaktion, Hinweise


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2013
Ist Jesus Christus der Sohn Gottes?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2014
Wie Christus als Gottes Sohn erkannt werden kann - weiterfhrende Betrachtungen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2014
Gott will, da alle Menschen gerettet werden


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2014
Mitteilungen der Redaktion, Hinweise


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2014
Die Frage bleibt: Ist Jesus Christus der Sohn Gottes?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Noch einmal: Gehrt der Islam zu Deutschland?


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2015
Die Irrtmer des II. Vatikanums und ihre berwindung durch die Erkenntnis Christi als Sohn Gottes


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2015
Fortsetzung I: Wie Christus als Gottes Sohn erkannt werden kann - weiterfhrende Betrachtungen


Ausgabe Nr. 5 Monat November 2015
Du sollst nicht falsches Zeugnis geben wider deinen Nchsten - Internet - Segen oder Fluch?


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2016
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2017
Buchbesprechung:


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Der Verrat am Christentum Islam und Vatikanum II


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2018
Christus ward fr uns zur Snde.


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2019
Himmelfahrt Christus im Herzen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2019
Ich rufe dich bei Deinem Namen: Mein bist Du


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2019
Mitstreiter gesucht Brief an einen Konservativen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Papa contra Papam


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2020
Gedanken zu Einsicht, Sept. 2015, Dr. E. Heller


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
Is Jesus Christ the Son of God?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
How Christ can be recognized as Son of God further reflections


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Question remains: Is Jesus Christ the Son of God?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 7 Monat Juli 2020
Veni Creator Spiritus


Ausgabe Nr. 7 Monat Juli 2020
Buchbesprechung:


Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios
 
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios

por
Eberhard Heller
traduccin de
Alberto Ciria


El objetivo de este tratado es analizar crticamente las resoluciones del Vaticano II y su puesta en prctica, con el fin de llegar hasta el principio general en el que se basan tales reformas. Si se llega a mostrar que los resultados no coinciden con las enseanzas anteriores de la Iglesia que es lo que nosotros hemos afirmado siempre, entonces tratar de mostrar los posibles modos de afrontar esta crisis actual. Es decir, si es necesario a un diagnstico deber seguir una terapia.
Lo que me impuls a hacer esta investigacin fue un artculo del fallecido profesor Leo Scheffczyk, un testigo que sin duda no es nada sospechoso y que no se consideraba partidario nuestro, pero que juzg toda una serie de fenmenos de modo similar a como lo hacemos nosotros. As por ejemplo, tiene motivos para encontrar paralelismos entre el gnosticismo del siglo II y la situacin actual. En el nmero de noviembre/diciembre de 1982 de Una Voce Korrespondenz, p. 381, escribi:

En la historia hay un ejemplo clsico de cmo se supera una crisis mortal que muestra llamativas afinidades de estilo y de espritu con la actual crisis de fe. El gnosticismo que eclosion en el siglo II se dispona a fusionar la doctrina cristiana de la salvacin con la sabidura mundana que en aquella poca era moderna, con el objetivo de llevarlas hasta su presunta autenticidad. En aquella poca, igual que ahora, se propagaba que haba que elevar la fe hasta una razn supuestamente superior, y predominaba la tendencia a adornar sincrticamente la revelacin con elementos de la filosofa de la poca. [] La Iglesia respondi a esta sugestin de lo progresista oponindole tres simples principios: respondi a la fascinacin de la ingeniosa literatura gnstica estableciendo el canon de los textos bblicos; respondi a la invocacin arbitraria a revelaciones particulares y doctrinas particulares subrayando el principio objetivo de la tradicin; y respondi al entusiasmo espiritualista con el episcopado monrquico. Pero con ello no slo alcanz una supervivencia en condiciones miserables, sino que se abri el camino hacia las amplitudes del mundo antiguo.

As pues, adems de analizar la crisis, se trata de mostrar principios con cuya ayuda se pueda no slo combatir la crisis actual, sino, como se explic antes, tambin superarla.
Veremos que el papel decisivo en todo eso lo desempe la pregunta por la tarea y la esencia de la Iglesia. Hace exactamente diez aos planteamos la discusin sobre el error principal del Vaticano II (cf. EINSICHT de septiembre 2003, nmero 7). Todos los autores (Ohnheiser, Kabath, Lang, De Moustier y yo) coincidamos ms o menos en constatar que la relativizacin o el falseamiento del concepto de Iglesia es el error fundamental, en el que se basan todos los dems errores. En aquella poca no se tematiz el problema de cmo superar la crisis.
Pero para encontrar un modo ms fcil de acceder a nuestra problemtica y para llegar a un juicio ecunime, del que podamos decir que est fundamentado teolgicamente, tengo que arrancar de ms atrs. Las resoluciones, tal como se redactaron en el Concilio Vaticano y se pusieron en prctica, slo se pueden entender si tambin se describe la situacin en la que surgieron.
Desde Lutero no slo en los pases de habla alemana, sino en todo el mundo, se han establecido comunidades religiosas que competan y siguen compitiendo con la Iglesia catlica (hoy se han sumado nuevas religiones que se tambin se presentan como vas de salvacin).
La conmocin del edificio doctrinal que en aquella poca provoc la revolucin de Lutero afectaba no slo a algunas posiciones dogmticas aisladas, sino a toda la doctrina de la Iglesia. Pero quien examine a fondo un Catecismo de Controversia comprobar que, salvo la frase Cristo es Hijo de Dios, todas las dems cuestiones de fe se responden de forma diversa. Ya slo la pregunta por el fundamento en el que se basa la Iglesia muestra la incompatibilidad de ambas posturas. Para la doctrina catlica la Iglesia se basa en los dos pilares de la tradicin y las Escrituras, mientras que para Lutero la nica base son las Escrituras (sola scriptura). Pero si se seala que las Escrituras son un producto de la tradicin las Sagradas Escrituras fueron redactadas por los evangelistas y apstoles bajo la asistencia del Espritu Santo despus de la ascensin de Cristo (el propio Cristo no hizo ninguna anotacin de sus enseanzas), entonces enseguida queda claro que la doctrina luterana de la sola scriptura es insostenible.
La Iglesia tuvo que reaccionar al desafo de Lutero, y lo hizo en el Concilio de Trento. El Concilio tridentino respondi a estas doctrinas luteranas errneas que hemos expuesto sucintamente con unas determinaciones dogmticas precisas que, sorprendentemente, superaban en mucho el anterior aparato conceptual tomista. Los cnones que se formularon en Trento se referan  sobre todo a enunciados doctrinales relativos al mbito de los sacramentos. A causa de la divergencia en las concepciones, en aquel momento no se tom una decisin doctrinal sobre la esencia de la Iglesia. Con sus decretos, que como normas de fe y de derecho dieron forma a la vida eclesistica durante tres siglos, el Concilio de Trento dio lugar a una poca tridentina de la Iglesia (Hubert Jedin, Kleine Konzilsgeschichte. Mit einem Bericht ber das Zweite Vatikanische Konzil, Friburgo en Brisgovia, Herder, 1969, p. 127).
Por otra parte, si adems de la disociacin de la Iglesia respecto del protestantismo y del modo como se entiende a s misma frente a l, se observa su desarrollo en su relacin con el mundo (ya mucho tiempo antes del Vaticano II), hay que constatar que por un lado el mundo se haba ido secularizando cada vez ms desde ya antes de la Revolucin Francesa, mientras que, por otro lado, la Iglesia haba ido renunciando cada vez a ms campos en los que ella haba sido dominante hasta comienzos del siglo XIX. Por ejemplo, en el terreno de las artes haba perdido su posicin dirigente desde el final del rococ. No se puede concebir el barroco sin los edificios sacros, sin los soberbios frescos en las iglesias, sin los desbordantes estucos. La respuesta a los nuevos estilos artsticos como el romanticismo, el impresionismo o el expresionismo, fue recurrir a pocas anteriores. Pinsese, slo en el mbito de la arquitectura, en las iglesias neorromnicas o neogticas. En el campo de las artes plsticas se impuso el nazarismo acadmico.
En el mbito de la filosofa no se advirti en desarrollo que se inici con Descartes y que sigui con Kant, Reinhold y Fichte, y que estaba determinado por la pregunta de cmo es posible y cmo se puede fundamentar el saber como saber, en el que se trataba de una fundamentacin absoluta del saber y no del ser. Los textos de Kant slo se estudiaron en el monasterio premonstratense de Polling en la Alta Baviera en torno a 1790. Se confiaba excesivamente en el tomismo (que estaba reido consigo mismo) como fundamento filosfico seguro. Precisamente en el mbito de la filosofa de la religin el tomismo ni siquiera desarroll un concepto claro de Dios, pues las llamadas Quinque viae, las llamadas demostraciones de Dios de Santo Toms, considerndolas filosficamente no representaban ms que tautologas que no demostraban nada. (Este distanciamiento de miembros de la Iglesia, y sobre todo de telogos, respecto del desarrollo cientfico general de las ciencias suscit en algunos un complejo de inferioridad, y no sin motivo. Uno de los motivos por los que las posiciones teolgicas de los modernistas se asumieron tan a gusto, pero tambin de forma tan acrtica, estaba basado en su adaptacin de teoremas filosficos modernos hegelianos).
Haba motivo ms que suficiente para reflexionar sobre la relacin de la Iglesia con un mundo secularizado, es decir, con un mundo cada vez ms desdivinizado. La Iglesia tena que presentarse de nuevo con su nueva concepcin de s misma y con sus tareas en el mundo, ya que no ejerca como en la Edad Media su soberana sobre la poltica, la cual entre tanto reivindicaba su autonoma. No poda ignorar sin ms su contexto histrico. Cmo cumplir la misin que Cristo encomend a Pedro Apacienta mis ovejas (Jn 21,17)  en unas circunstancias histricas modificadas?
Pero este esfuerzo de la Iglesia, dirigido hacia el interior, por una concepcin nueva y ms profunda de s misma, era slo una de las caras de una nueva reorientacin an ms amplia hacia fuera, en la relacin con el mundo. Cuando se reuni el Concilio de Trento haba todava una cristiandad y una cultura cristiana occidental. El Concilio Vaticano I se encontraba ya ante una cultura todava europea pero ya no marcada por el cristianismo, de la que el Papa Po IX se haba distanciado tajantemente en Syllabus (Hubert Jedin, ibd., p. 129). Las diez propuestas sobre la esencia y la tarea de la Iglesia que deban someterse a votacin en el Concilio Vaticano I ya no se votaron a causa del estallido de la guerra franco-alemana de 1870. Se haba discutido demasiado sobre la infalibilidad del Papa. Como los franceses haban retirado sus tropas de los Estados Pontificios, que hasta entonces haban defendido, Italia pudo conquistar casi sin luchas los Estados Pontificios y anexionarlos el 20 de septiembre.
El Concilio Vaticano I haba renunciado a amoldar a base de decretos disciplinarios el credo y la liturgia, la pastoral y la organizacin de la Iglesia, a las circunstancias radicalmente modificadas por la industrializacin, y slo en un sentido haba llenado un hueco que haba quedado en las decisiones tridentinas, definiendo el primado Papal y la infalibilidad oficial del Papa. Pero tambin estas definiciones eran slo un mero segmento de la constitucin inicialmente planeada sobre la Iglesia, a la que se haba tenido que renunciar en Trento porque, en aquella poca, las concepciones de los telogos y los canonistas sobre la esencia y la estructura de la Iglesia eran todava demasiado divergentes (Hubert Hedin, ibd., p. 127).
Para llenar este vaco, Po XII public el 29 de junio de 1943 la encclica Mystici corporis Christi, en la que el Papa explicaba que el cuerpo mstico de Cristo y la Iglesia catlico-romana son idnticos. Esta encclica viene a ser el documento ms importante de la Iglesia en el desarrollo de su doctrina sobre s misma, es decir, en la eclesiologa, desde 1800. (Cf. tambin EINSICHT, nmero 2, febrero de 2004).
A la reflexin sobre el concepto de la Iglesia y sobre su posicin se sum tras el Tercer Reich y tras la Segunda Guerra Mundial un nuevo aspecto: cmo haba que organizar la relacin con otras confesiones, con otras religiones? Durante el Tercer Reich hubo en la lucha contra el nacionalsocialismo campos en los que la Iglesia catlica y las confesiones luteranas operaron en comn. Por eso, despus de la guerra se hicieron esfuerzos para sondear la posibilidad de una reunificacin, aunque la consigna era hallar la unidad en la verdad, y no la unidad sin verdad. Uno de sus representantes fue el importante telogo luterano Hermann Otto Erich Sasse (1895-1976), que en 1948, en protesta contra la fundacin de la Iglesia Evangelista Alemana, y sobre todo contra el ingreso de la Iglesia Regional Bvara, se pas a la Iglesia evanglico-luterana (Iglesia vetero-luterana) y en 1949 acept un cargo en la Iglesia Luterana de Australia y emigr.
Teniendo esta historia de fondo no debe extraar que en el Concilio Vaticano II el tema de la eclesiologa volviera a ser importante y adquiera una relevancia central.
El Papa Po XI haba pensado en proseguir el Concilio Vaticano I, que haba quedado interrumpido. Pero en su primera encclica Ubi arcano dei consilio, del 23 de diciembre de 1922, nmero 51, escribe:

No por eso, sin embargo, Nos atrevemos por ahora a emprender la reapertura de aquel Concilio Ecumnico, que en Nuestra juventud dio comienzo la Santidad de Po IX, pero que no pudo llevarse a efecto sino en parte, aunque era muy importante. Y la razn a que tambin Nos, como el clebre caudillo de Israel, estamos como pendientes de la oracin, esperando que la bondad y misericordia de nuestro Dios Nos de a conocer ms claramente los designios de su voluntad.

La convocatoria del Concilio Vaticano Segundo fue decisin personal de Juan XXIII. Aunque el antiguo profesor de historia de la Iglesia conoca muy bien el significado de los concilios universales, y merced a sus largas estancias en Sofa y Constantinopla conoca la vida sinodal de las Iglesias del este, sin embargo, cuando el 25 de enero de 1959, despus de la celebracin de la misa estacional en San Pablo, anunci a los cardenales la convocatoria de un snodo diocesano romano y de un concilio ecumnico, no estaba realizando un plan albergado durante mucho tiempo y muy pensado, sino que, como asegur repetidas veces, estaba obedeciendo a una repentina inspiracin de arriba. (Hubert Jedin, ibd., p. 131).
En la primera sesin de la comisin que se cre el 17 de mayo de 1959 para preparar el Concilio (la Commissio antepreparatoria) declar (el 30 de junio de 1959) que la Iglesia trata, fiel a las santas bases en las que se apoya y a la doctrina inalterable que el fundador divino le confi, [] de refortalecer con vigoroso mpetu su vida y su cohesin, atendiendo tambin a los asuntos y las exigencias del da. El eslogan de aggiornamento estaba creado. Para realizarlo se crearon diez comisiones, a las que se sum el Secretariado para la unidad de los cristianos, bajo la direccin del cardenal Bea.
Cuando el 11 de octubre de 1962 se inaugur finalmente el Vaticano Segundo con la presencia de ms de 2500 padres conciliares, Juan XXIII ya haba hecho el trabajo previo, marcando la direccin para el programa del Concilio, al nombrar a los presidentes que deban dirigir las diez congregaciones generales. En la primera fase del congreso estaba en manos, entre otros, de los cardenales Tisserant, Lienart, Spellman, Frings, Ruffini y Alfrink. Con el comienzo de la segunda fase asumieron este cargo cuatro moderadores nombrados por Pablo VI: los cardenales Agagianian, Dpfner, Lercaro y Suenens.
Cuando Juan XXIII muri el 3 de junio de 1963, el Concilio continu bajo la direccin de Pablo VI, que el 21 de junio de 1963 fue nombrado su sucesor. De l se saba que, junto con el cardenal Lercaro, defenda con resolucin la lnea del aggiornamento de su antecesor.
Aqu no se trata de hacer una exposicin histrica del desarrollo del Concilio. Eso rebasara con mucho nuestra intencin y sobre ello existe una amplia bibliografa. Pero quiero sealar an algunos puntos que marcaron la direccin de su desarrollo.
Pablo VI, que para la direccin de las congregaciones generales haba nombrado tres cardenales del ala progresiva, en el discurso inaugural del 29 de septiembre de 1963, y de forma ms precisa que como su antecesor hiciera jams, encomend al Concilio cuatro tareas: una exposicin doctrinal de la esencia de la Iglesia con lo que daba prioridad al esquema De ecclesia, su renovacin interna, el fomento de la unidad de los cristianos y el dilogo de la Iglesia con el mundo de hoy aunque de esta forma el tema se planteaba de manera nueva. Para la primera y actual tarea principal de resumir en una constitucin doctrinal la concepcin que la Iglesia tiene de s misma se daba una directriz decisiva en la frase: Sin menoscabo de las aclaraciones dogmticas del Concilio Vaticano Primero acerca del Papa romano, habr que investigar la doctrina sobre el episcopado, sobre sus tareas y su conexin necesaria con Pedro. De ah se derivarn tambin directrices para nosotros, de las que sacaremos provecho magisterial y prctico para el ejercicio de nuestra misin apostlica (Hubert Jedin, ibd., p. 148).
Para la direccin sealada fueron importantes las explicaciones del cardenal Lecaro, uno de los progresistas, que el 1 de octubre de 1963 indic en una sesin que el concepto de Iglesia que Po XII haba establecido en el Corpus Christi mysticum no se ajustaba a la realidad de la Iglesia visible, porque, segn l, todos los bautizados forman parte en cierto modo del cuerpo mstico de Cristo, sin ser forzosamente miembros de la Iglesia catlica visible (cf. Jedin, ibd., p. 149), con lo que en principio se estaba anticipando el resultado (hertico) de Unitatis redintegratio.
El concilio sigui su desarrollo con los resultados conocidos, que nosotros ya hemos analizado extensamente (desde la aparicin del primer nmero de nuestra revista en abril de 1971 con la publicacin de la bula Quo primum del Papa san Po V).
Todava cincuenta aos despus de la inauguracin del Vaticano II se sigue discutiendo enrgicamente sobre su significado para el desarrollo eclesistico. En lo referente a la valoracin del Concilio Vaticano II las opiniones divergen mucho. Unos lo encomian como un nuevo Pentecosts, otros lo ven como una catstrofe sin parangn. Unos lo celebran como la apertura de la Iglesia al mundo, otros lo condenan justamente por ese mismo motivo como una terrible traicin a la Iglesia: as oscila la valoracin de esta conferencia episcopal en la historia de las ltimas dcadas (Wolfgang Schler, Pfarrer Hans Milch. Eine groe Stimme des katholischen Glaubens. Mit einer Kritik am Zweiten Vatikanischen Konzils, vol. 1, Action spes unica, 2005, p. 469).
No se puede pasar por alto que nosotros pertenecemos a aquel grupo que rechaza por conviccin los decretos del Vaticano II. Su puesta en prctica inici la poca de una revolucin practicada sistemticamente desde arriba con el objetivo de una homogeneizacin religiosa. Se trata de la realizacin de ese ideal masn de que todas las religiones son igual de vlidas, con lo que se hace realidad la idea de la igualdad del cristianismo, el judasmo y el Islam, que Lessing expone en su parbola del anillo (cf. Natn el sabio). Tras la finalizacin del concilio las llamadas reformas, sobre todo las referentes a la liturgia, nos hicieron estar muy atentos, hasta que nuestras investigaciones teolgicas nos llevaron a la conclusin de que esas reformas representaban desviaciones palmarias del anterior depsito de la fe.
Los reformistas podran objetar que el Concilio slo quera tomar decisiones pastorales, no magisteriales. Pero eso lo desmiente el hecho de que todas las resoluciones y decretos de los reformistas son tratados como dogmas, y que desviarse de ellos amenazara la pertenencia a la Iglesia. En este contexto remito slo a las recientes negociaciones entre Econe y el Vaticano, que han fracaso porque Econe ni siquiera admiti una interpretacin modificada del Vaticano II.
Sirvan los siguientes ejemplos como una primera ayuda para la descripcin y la valoracin de la situacin que comenz tras el Concilio. En el debate sobre la reautorizacin de la misa antigua (en la versin de Juan XXIII), que fue defendida por Ratzinger/Benedicto XVI, Zollitsch, como representante de la Conferencia Episcopal Alemana la cual se opona a los propsitos de Ratzinger, indicaba que las dos misas representaran dos Iglesias distintas. Con ello dej entrever sin pretenderlo que, despus de todo, se tena que haber producido una ruptura y no una continuidad en la concepcin que la Iglesia tiene de s misma.
Por otro lado quiero sealar un cambio semntico que el concepto de matrimonio ha experimentado en el transcurso de los ltimos cincuenta aos. Nosotros vivimos en un pequeo pueblo de la Alta Baviera, donde an se cultivan las tradiciones catlicas. La gente va los domingos a la iglesia, la mayora en traje regional, y cuando alguien fallece se reza el rosario. Pero cuando hay dificultades en un matrimonio, no hay ningn inconveniente en que los cnyuges, que todava en el altar nupcial se haban prometido fidelidad hasta que la muerte los separe, se busquen una nueva pareja y vivan con ella, como si eso no fuera ningn problema. La idea del matrimonio como sacramento indisoluble ha dado paso a la nocin (luterana) de que el matrimonio es un asunto humano.
Pero en honor a la verdad hay que decir que no hay ningn decreto conciliar en el que se niegue el matrimonio como sacramento. Pero una vez que se han derribado los muros ya no queda piedra sobre piedra. Quin no habla siempre de admitir a los sacramentos a los divorciados que se han vuelto a casar? Cmo puede ser que se anulara sin ms el matrimonio de unos funcionarios de la Iglesia reformista que conocan la enseanza del magisterio y que haban tenido dos hijos?
El problema no es que se hagan preguntas, sino cmo se responden, conforme a qu criterios, y si pueden estar en el contexto de los anteriores decretos dogmticos o si, como en el caso de Lutero, suponen desviaciones o falsificaciones. Eso es lo que hay que investigar aqu.
Aunque est claro cul ser la respuesta final, a saber, de rechazo (no habremos afirmado algo durante 45 aos para luego rechazarlo o para afirmar de pronto lo contrario), el acceso a nuestra posicin crtica debe ser clara y comprensible para todos en la medida de lo posible.
Cuando se pregunta por los motivos de esta crisis se aducen a menudo las siguientes razones: no se han comprendido los decretos conciliares, o la culpa la tiene el ecumenismo, la libertad religiosa, la nueva concepcin de la Iglesia o la nueva liturgia.
De hecho, la grave reinterpretacin del concepto de Iglesia es el proceso con el que conectan todos los dems puntos de crtica. La doctrina de subsistit-in, tal como est fijada en Lumen Gentium, artculo 8, segn la cual la Iglesia catlica ya no es la Iglesia de Jesucristo sino que slo participa de ella, allan el camino a todos los dems errores sobre la Iglesia misma y sobre su tarea, sobre su relacin con el mundo, con las otras religiones, con la moral y con la liturgia (cf. tambin Schler, ibd., vol. 1, pp. 509 ss.).
Hace ya diez aos describ la tarea de la pretensin de absolutez de la Iglesia:

La relativizacin de la pretensin de absolutez de la Iglesia ya estaba anticipada en el modernismo que condenaba la encclica Pascendi dominici gregis, de San Po X. Como momento decisivo se manifiesta la renuncia a la pretensin de absolutez de la Iglesia en los documentos del Vaticano II. En ellos se impone la concepcin de que la Iglesia no es la nica institucin de salvacin que da la santidad. Se dice por ejemplo: La Iglesia tambin considera con mucho respeto a los musulmanes, que adoran al Dios nico, al Dios vivo y existente en s mismo, misericordioso y omnipotente, creador del cielo y de la tierra, que ha hablado a los hombres (Nostra Aetate, artculo 3). Ms adelante: Pero la voluntad de salvacin abarca tambin a quienes reconocen al creador, y entre ellos, especialmente, a los musulmanes, que profesan la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios nico, el misericordioso, que habr de juzgar a los hombres en el Juicio Final (Lumen Gentium, cap. 16). Quiz esta idea rectora no siempre se formulara expresamente, pero recorre todo el desarrollo posconciliar como un hilo conductor. [] Esta relativizacin religiosa continu con un sincretismo progresivo y alcanz su primer punto culminante en el encuentro de Ass del 27 de octubre de 1986 (al que seguiran luego el resto de llamados encuentros interreligiosos, hasta el encuentro de Aquisgrn en septiembre de este ao [2003]), en el que, bajo la direccin de estos reformistas, fueron invitados todos los lderes religiosos (del judasmo, del Islam, del hinduismo, del budismo, etc.), poniendo el nfasis en su respectiva fe, para colaborar en el proceso de paz y en el desarrollo de la cultura del amor (Juan Pablo II) en el destino de la humanidad. Pinsese en la inmensa importancia que se da entre tanto al budismo y a su representante, el Dalai Lama, que no debe faltar a ninguno de estos eventos interreligiosos. (En qu consiste concretamente esta cultura del amor se puede apreciar en la relacin increblemente cargada del mundo islmico con el Occidente presuntamente cristiano). Los asesinatos de cristianos a manos de fanticos islamistas son recompensados por Juan Pablo II con que l besa el Corn, en el que se recomienda matar a los cristianos: un gesto que todo musulmn slo puede interpretar como sometimiento a la pretensin de supremaca y absolutez del Corn. No cabe pensar escndalo mayor. Desde entontes incluso se ha introducido la sura inaugural del Corn en el misal oficial modernista de Schott. El jueves de la duodcima semana en el crculo anual pone: En el nombre de Al, el clemente, el misericordioso. Loado sea Al, el Seor de los mundos, el clemente, el misericordioso, el Seor el Da del Juicio (cit. por UVK, ao 33, cuaderno 3, mayo/junio de 2003, p. 186). [] La concepcin de la renuncia a la pretensin de absolutez de la Iglesia se expresa tambin con meridiana claridad en la siguiente confesin de un reformista francs. El padre Claude Geffre OP, profesor del Instituto Catlico de Pars, decano de la Facultad de Teologa de Le Saulchoir, director de la Escuela Bblica de Jerusaln, escribe en Le Monde el 25 de enero de 2000: En el Concilio Vaticano II la Iglesia catlica descubri y acept que no posee el monopolio de la verdad, que tiene que abrir sus odos al mundo, que debe aprender no slo de otras tradiciones religiosas, sino tambin de una nueva lectura de los derechos fundamentales de la conciencia humana. Todas las religiones tienen que abrirse a este consenso universal. Todas son llamadas por la conciencia de los derechos y la libertad del hombre. Aquellas religiones que se opongan a estas demandas legtimas estn condenadas a reformarse o a desaparecer. En este contexto, reformarse significa admitir que abrirse a las exigencias de la conciencia humana moderna no est en oposicin a la fidelidad al contenido de su revelacin (EINSICHT, nmero 7 de septiembre de 2003).

En EINSICHT hemos enumerado reiteradamente las herejas contenidas en los documentos conciliares Lumen gentium (constitucin sobre la Iglesia), Gaudium et spes (constitucin pastoral sobre la Iglesia en el mundo), Nostra aetate (sobre la relacin con las religiones no cristianas), el decreto sobre el ecumenismo Unitatis redintegratio, la declaracin sobre la libertad religiosa Dignitatis humanae y la constitucin sobre la liturgia Sacrosanctum consilium. Sin embargo, quiero mostrar la tendencia inherente tomando como ejemplos algunos errores.
Supuestamente, en el nuevo rito de la consagracin episcopal se recurre a elementos sacramentales y teolgicos de la Iglesia oriental para alcanzar una propagacin ecumnica. En el llamado Nuevo Orden Misal es determinante la tendencia a asimilar la misa a la celebracin litrgica protestante, de modo que se da una asimilacin a posiciones protestantes que tambin cabe constatar en el nuevo rito de la ordenacin sacerdotal, en el que el sacerdote que celebra el sacrificio pasa a ser un (mero) pastor que preside su comunidad. E incluso en la Declaracin comn de la Justificacin, que el 31 de octubre de 1999 (da de la Reforma) firmaron el cardenal Cassidy y el presidente de la Federacin Mundial Luterana Krause en la iglesia evanglico-luterana de Santa Ana en Augsburgo, se encuentra una mezcolanza de doctrinas catlicas y luteranas.
Un momento muy grave del abandono de la posicin catlica, es decir, de la posicin verdadera, se encuentra en la nueva doctrina que ya hemos citado sobre la Iglesia, que ya no es (est) la Iglesia de Jesucristo, sino que participa de ella (subsistit in), aunque se quiera decir que participa considerablemente. Con este subsistit in se renuncia a la identidad de la Iglesia, como fundada por Cristo, con su fundador. As es como Ratzinger habla de polifona cuando quiere resumir en un compendio las doctrinas divergentes de las diversas confesiones cristianas.
Si se suman las tendencias, se llega al resultado de que la Iglesia reformista se ha separado de su autntica fijacin teolgica, que estaba garantizada por el magisterio de la Iglesia (hasta el Vaticano II) y se ha encaminado a concepciones que el magisterio condena directamente como herejas. (Aqu encajan tambin las declaraciones del llamado cardenal Lehmann, que calific a Lutero de maestro de la Iglesia, y las benevolentes declaraciones de Ratzinger sobre este reformista).
Pero no slo se asumen posturas errneas, sino que al asumirlas se renuncia tambin a la pretensin de verdad que se asociaba con la doctrina de la Iglesia. Se renuncia a la verdad, es decir, a la reivindicacin absoluta de su doctrina que la Iglesia hizo desde su fundacin.
Ratzinger no negara directamente que Cristo es Hijo de Dios, pero s indirectamente, al definir a Cristo como aquel que adopta por completo la voluntad del Padre, es decir, que se hace Dios al adoptar una voluntad divina que tambin podran seguir otros si cumplieran por completo la voluntad de Dios. Es decir, aparte de Cristo podran surgir tambin otros hijos de Dios. Pero de este modo se destruye la doctrina de la Trinidad.
Estas desviaciones de la doctrina verdadera resultan en parte tan difciles de desenmascarar porque, al tiempo que conservan la misma terminologa, introducen conceptos distintos. Por este motivo, el fallecido Carlos Disandro de Alta Gracia en Argentina hablaba de un engao semntico. Vuelvo de nuevo al cambio de la concepcin del matrimonio. Para la Iglesia preconciliar el matrimonio era un sacramento indisoluble que posibilitaba acceder a la participacin de la vida divina, mientras que para la generacin de hoy, marcada por la reforma, el matrimonio es un asunto humano basado en la simpata, y como tal es disoluble.
Si hay un conocimiento que recorre como un hilo conductor mi vida profesional como coeditor y colaborador de la edicin de la correspondencia de Karl Leonhard de la Academia Austraca de las Ciencias, y que cada vez se ha confirmado ms en el curso de mis investigaciones, es que desde fines del siglo XVIII hubo y hay un movimiento que se opone resueltamente a la revelacin de Dios en Jesucristo y contra la Iglesia que l fund. Desde la aparicin de los iluminados, que fueron fundados como orden secreta por Adam Weishaupt y que al principio se infiltraron en las logias masnicas, se desencaden el combate intelectual contra el trono y el altar. Testigos de esta subversin fueron, entre otros, Ernst August Anton von Goechhausen, que edit en 1786 el Desvelamiento del sistema de la Repblica Cosmopolita, en el que daba a conocer los objetivos de los iluminados (reimpresin en enero de 1993 como nmero especial de EINSICHT), el abad francs Augustin Barruel, cuya obra Datos memorables sobre la historia del jacobinismo sali publicada en traduccin alemana desde 1800 en cuatro volmenes en Mnster y Leipzig, y August von Stark, que como telogo evanglico tena un cargo de profesor en Knigsberg y cuya obra El triunfo de la filosofa en el siglo XVIII sali publicada annimamente en dos volmenes (Germantown, Eduard Adalbert Rosenblatt, 1803). Los tres autores hicieron ya desde el principio un buen trabajo de informacin sobre los verdaderos objetivos de esta orden secreta, que estaba estructurada conforme al modelo jesuita.
Desde entonces han pasado ms de 200 aos y los objetivos propuestos se han alcanzado. Desde el Vaticano II tambin la jerarqua de la Iglesia catlica que ha apostatado persigue los objetivos del rechazo de la revelacin, aunque esto se disimula no rechazando a la Iglesia como institucin ni a su fundador, sino negando su carcter absoluto. En ltima instancia da igual si digo he apostatado o las posiciones de la Iglesia slo tienen un significado relativo, es decir, un significado subjetivo. Si digo que todo es igual de vlido, entonces todo es indiferente.
Este desarrollo se produjo sbitamente y sorprendi  a los creyentes de todo el mundo y los conmocion de forma imprevista, pues afectaba a la Iglesia como garante de la verdad, que en Po XII haba tenido an un slido pilar. Quin iba a suponer que ya su sucesor, Juan XXIII, y el sucesor de ste, Pablo VI, habran de dirigir las maquinaciones subversivas desde la silla de Pedro, despus de que el plan de elevar a Rampolla a la silla de Pedro fracasara en el cnclave de 1903, cuyas ambiciones revolucionarias se descubrieron ms tarde?
Pero como ahora la revolucin se haca desde arriba muchos fueron arrastrados al remolino, pues un cristiano catlico consideraba que la autoridad Papal era inimpugnable. Muchos se dejaron engaar por una papolatra. (Los mtodos y procedimientos de Pablo VI y los suyos han sido profusamente documentados en nuestra revista, sobre todo por S. E. Monseor Ng-dinh-Thuc.)
Nosotros fuimos testigos de estos procesos que se vendieron como reformas y se desarrollaron a la vista de todo el mundo. Se negoci abiertamente sobre todo sin que nadie protestara en serio ni enrgicamente. La diferencia con las crisis anteriores consiste en que la apostasa es universal y fue guiada desde arriba, es decir, por la jerarqua apstata, con un abuso de la autoridad que estaba asociada con el cargo.

Cmo se podra superar la crisis eclesistica? Algunas indicaciones sobre ello en forma de esbozo

Hemos mostrado el error principal y otras herejas para que, sobre la base de este diagnstico, podamos ensear tambin caminos para combatir esta profunda crisis de la historia de la Iglesia y los medios para contribuir as a la sanacin de la vida de fe. Al minucioso diagnstico debe seguir ahora una terapia que no trabaje slo con los sntomas, sino que erradique el foco de la enfermedad.
Cul podra ser un nuevo comienzo? Cules seran los pasos ms importantes? Las explicaciones que siguen deben considerarse slo un primer intento de abordar la restitucin de la Iglesia.
Ya en una Declaracin (publicada en el nmero 3 de EINSICHT de agosto de 2000) enumeramos los criterios de una restitucin de la Iglesia, que aqu quiero volver a exponer:

Cristo fund la Iglesia como institucin de salvacin y no como mera comunidad de fe para garantizar confiablemente la transmisin infalseada de su doctrina y sus medios de gracia. Por eso, la reconstruccin de la Iglesia como institucin de salvacin es exigida por la voluntad de fundador divino.
Para la restitucin de la Iglesia como institucin visible de salvacin se necesita:
-    asegurar los medios de la gracia;
-    preservar y transmitir la doctrina de la Iglesia;
-    asegurar la sucesin apostlica;
-    restablecer la comunidad de los creyentes a nivel regional, suprarregional y de toda la Iglesia;
-    restituir la jerarqua;
-    restablecer la silla Papal (como principio de unidad).
Pero aqu surge un dilema. Por un lado, falta en estos momentos la jurisdiccin eclesistica necesaria para cumplir estas tareas, puesto que la jerarqua ha apostatado; por otro lado, cumplir estas tareas es el prerrequisito necesario para restablecer justamente esta autoridad eclesistica. Pero el restablecimiento de la autoridad eclesistica es exigido por la voluntad de salvacin de Cristo. En mi opinin slo se puede resolver este dilema si todas las actividades anteriores quedan bajo la reserva de una legitimacin posterior y definitiva a cargo de la jerarqua restablecida. De este modo, por ejemplo, la celebracin misal y la administracin de los sacramentos slo se puede legitimar de momento si se consideran bajo el aspecto de la restitucin global de la Iglesia como institucin de salvacin y se someten a su valoracin posterior a cargo de la autoridad restablecida y legtima.
Por tanto, la administracin y la recepcin de los sacramentos (incluyendo la celebracin de la misa y la asistencia a ella) no estaran permitidas si se hicieran sin referencia a esta nica legitimacin posible, sin perjuicio de su validez sacramental.
A partir de estas reflexiones, y en las circunstancias dadas, se puede definir tambin la pertenencia a la Iglesia verdadera como el cuerpo mstico de Cristo. Estos cuatro criterios que Po XII expone en la encclica Mystici corporis:
1.    recepcin del bautismo,
2.    confesin de la fe verdadera,
3.    sometimiento a la autoridad eclesistica legtima y
4.    no haber sido apartado de la Iglesia por la autoridad legtima a causa de gravsimas culpas (DS 3802)
tienen que modificarse en el punto 3., en el sentido de que por la falta de autoridad eclesistica legtima los esfuerzos para restablecer la autoridad eclesistica han de hacerse provisionalmente (es decir, hasta el restablecimiento total de esa autoridad) como un criterio sustitutivo.

Estos puntos representan los procedimientos para restituir la Iglesia en pasos concretos, pero aqu debemos examinar las condiciones generales para alcanzar este objetivo. Se trata de un primer intento.
1. Como la verdad absoluta sobre el mensaje de Cristo se ha perdido a causa de la relativizacin de la esencia de la Iglesia como nico camino verdadero de salvacin que mostr Cristo, quien edific su Iglesia como institucin de salvacin en la que todos los problemas humanos pueden ser llevados a una solucin, hay que establecer primero un concepto claro a) de Dios y b) en particular del Hijo de Dios hecho hombre.
El prerrequisito es la exposicin filosfica de una filosofa de la religin basada en el saber.
2. Desenmascaramiento del engao semntico con el que en los trminos dados se introdujeron otros conceptos que alteraron el supuesto significado.
3. Como el mensaje evanglico y la doctrina se falsearon en todas partes es precisa una catequesis para un nuevo misionado de los creyentes.
4. A causa de su apostasa de la fe la jerarqua moderna es incapaz de restituir, por lo que hay que fundar una nueva jerarqua.
5. Exposicin de los contenidos y las ideas religiosos en las diversas secciones del arte.

Lo que podra ser nuevo es el intento de querer desarrollar la condicin para conocer la revelacin de Dios en Jesucristo. Tengo que ser capaz de explicar por qu puedo reconocer legtimamente al Dios que se revela en Cristo, y no en el profeta Mahoma. Hasta ahora este acto de conocimiento se ha explicado as:

La cuestin principal que hay que responder es por tanto cmo llega el hombre a estar en posesin de la doctrina verdadera de Cristo, o por expresarlo de forma ms amplia y al mismo tiempo ms correcta, cmo llega el hombre al conocimiento claro de la institucin de salvacin que se nos ofrece en Cristo Jess. El protestante dir que estudiando las Sagradas Escrituras, que son veraces. El catlico, por el contrario, dir que mediante la Iglesia, la nica en la que el hombre llega a comprender las Sagradas Escrituras. Exponiendo con mayor precisin su postura, el catlico continuar diciendo que es indiscutible que las Sagradas Escrituras contienen mensajes divinos y, por tanto, la verdad pura; aqu todava no entra en cuestin si sas son todas las verdades cuyo conocimiento nos es necesario o al menos muy til en un sentido religioso y eclesistico. As pues, las Sagradas Escrituras son la palabra veraz de Dios. Pero en la medida en que el predicado de la infalibilidad se atribuye a las Sagradas Escrituras, nosotros no lo somos, sino que, ms bien, nosotros slo somos infalibles si hemos asumido en nosotros la Palabra, que en s misma es infalible. Para esta asuncin es absolutamente necesaria la actividad humana, que se puede equivocar. Para que en la transmisin de lo divino de las Sagradas Escrituras a nuestra posesin humana no se produzca ningn grave engao, o quiz incluso una tergiversacin completa, se ensea que el espritu divino, al que se encomienda la direccin y la vivificacin de la Iglesia, al unificarse con el espritu humano, pasa a ser un tacto cristiano, un sentimiento profundo que gua con seguridad y que, al estar en la verdad, conduce tambin hacia toda verdad (Adam Mhler, Die Kirche als Lehrerin und Erzieherin, en: http://www.johann-adam-mhler.de/Lehramt/lehramt.html).

De este modo, el conocimiento se funda en un sentimiento profundo que gua con seguridad, lo cual sin embargo no supone ninguna justificacin para confiar en este sentimiento, sobre todo en una poca en la que todo el mundo reivindica los sentimientos. Por eso, para alcanzar el conocimiento de Cristo como Hijo de Dios propongo algunos puntos slo a modo de requisito: tengo que demostrar que hay un motivo justificado para reconocer como verdadera la religin que me llega transmitida por la tradicin en lo cual se basan tambin las dems religiones, es decir, para  mostrar para la religin cristiana que yo puedo decir que Cristo es Hijo de Dios, que yo puedo decir justificadamente que es el manifestado que se ha hecho carne como el absoluto encarnado.
Postulado: la tradicin debe contener un factor gentico que me muestre el acceso a la persona absoluta, la cual luego tendr que mostrarse y manifestarse como tal. Para toda persona, el problema de la bsqueda de Dios es que la fe es una gracia que yo no podra recibir sin la intervencin divina. As pues, Dios se me tiene que mostrar, tiene que abrirme la puerta a l como persona con la que yo me relaciono, si es que es l quien entabla el contacto (Evangelio de San Juan).
Mediante este factor gentico en la tradicin de la religin cristiana tendra que mostrarse:
a) La comprensin de la voluntad absolutamente santa de Cristo, que nos encontramos en el evangelio = amor/amor expiatorio. En la persona histrica de Cristo coinciden la realidad personal y la revelacin divina: el absoluto en la manifestacin personal concreta.
b) La tradicin de esta voluntad santa a lo largo de la historia concreta mediante la transmisin interpersonal del amor que emana de Cristo. Los padres representan a Dios en la educacin de sus hijos. Los santos se toman especialmente en serio la voluntad de Cristo y tratan de comprender de forma especialmente intensa una parte de su vida. El papel de los santos: son como estaciones rel que amplifican y reenvan seales que se han debilitado.
Si se conseguiera eso, se podra:
1. crear la base para la formacin de una autntica conviccin de fe;
2. asentar la base para la pretensin de absolutez de la Iglesia;
3. descartar por conviccin las propuestas de salvacin de otras religiones, pues: No tendrs dioses ajenos (Declogo);
4. acabar con el dilogo en la forma actual;
5. lograr la conversin regresando a la verdad de la revelacin divina, asentada en la Iglesia catlica, mediante la transmisin de la fe ntegra.

(EINSICHT de septiembre de 2013, nmero 3, pp. 73-84).
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de