50. Jahrgang Nr. 8 / Serptember 2020
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Neues aus der Konzilskirche


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2004
Franz Nomista: Stellungnahme zur Frage: Welches ist die zentrale Häresie der sog. 'Konzils-Kirche?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Craig Heimbichner: Die talmudistische Note - Die wahre Geschichte der Ersetzung des Offertoriums


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Die Krise der Kirche ist hausgemacht


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Habemus Papam?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Anhang: Ratzingers Stellungnahme zu verschiedenen Themen


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Die Krise des Glaubens und der Verfall der röm.-kath. Kirche


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Eine kritische Analyse von Ratzingers Dominus Jesus


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
Gloria olivae - Joseph Ratzinger - Benedikt XVI.


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
'Exkommunikation' von S.E. Erzbischof Ngô-dinh-Thuc durch 'Kardinal' Ratzinger


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NAHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Remarques connexe


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Cual es la herejsia central de asi llamada


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
Remarques connexe


Ausgabe Nr. 5 Monat August 2005
Rundschreiben Mediator Dei et hominum, Vorwort/Gliederung


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Zur aktuellen Situation


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
NACHRICHTEN ZUM AKTUELLEN GESCHEHEN...


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Zur theologischen Position von Kardinal Ratzinger


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Das Konzil und der viel zitierte Heilige Geist - mit Blick auf Parallelen im Mittelalter


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Das II. Vatikanische Konzil und die theologische Sprachverwirrung


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
Ein terminologisches Dilemma


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2005
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Zur Theologie und Philosophie Joseph Ratzingers


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Clemens August Kardinal Graf von Galen


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2005
Unfreundliche Betrachtungen


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Brief an die Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2003
Hresie der Formlosigkeit. Die rmische Liturgie und ihr Feind


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
Zur derzeitigen Situation der Kirche


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums: extra Ecclesiam salus est


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Zitate


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die gttliche Wahrheit erkennen


Ausgabe Nr. 6 Monat November 2002
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Dominus Jesus


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
ESSERE CRISTIANI SENZA CHIESA ?


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Unerwartete


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2001
DIE SCHPFUNG - EIN GTTLICHER PLAN - Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Bewegung fr die gegrndet


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Zur Verffentlichung des 3. Geheimnisses von Fatima


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
ESSERE CRISTIANI SENZA CHIESA ?


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
Dominus Iesus


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
Lettera a cristiani preoccupati (ital)


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1999
OFFENER BRIEF AN DIE PFARREI HARTKIRCHEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
CHRIST SEIN OHNE KIRCHE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
Brief an besorgte Christen


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
Warum die Einsicht Ecne untersttzt


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1999
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1998
KUMENE - QUO VADIS?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
Brief an besorgte Christen


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
In der Diaspora


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Die Rechtfertigung - Stellungnahme


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Der Protestantismus und seine kumenische Aufwertung


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2006
Leserbriefe zu dem Artikel


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
KUMENE ?


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
Gott, von dem ich nicht einmal wei, ob er berhaupt existiert


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1993
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
WAS BEDEUTET DIE UNZERSTRBARKEIT DER KATHOLISCHEN KIRCHE?


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1996
EIN SOLCHER RELIGIONSUNTERRICHT VERDIENT NICHT SEINEN NAMEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1996
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
CLOQUELL ZUM BISCHOF KONSEKRIERT ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1996
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1997
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1995
Nachruf auf Herrn Dr. Carlos Disandro


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1994
DER WEIHERITUS PAULS VI. IST UNGLTIG...


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1994
Gegen den atheistischen bermenschen


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1994
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz 1995
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Brief an die treuen Bewahrer des kath. Glaubens


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Ratzinger/Benedikt XVI. im Visier


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Leserbriefe zu dem Beitrag Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1991
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ANKUPPLUNG POSTHUM?


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1990
DAS RTSEL UM MGR. M. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1989
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1990
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Januar 1989
DIE KRISE DES GLAUBENS UND DER VERFALL DER RM.-KATH. KIRCHE


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2005
DIE KRISE DES GLAUBENS (Fortsetzung


Ausgabe Nr. 6 Monat Januar 1989
DIE KRISE DES GLAUBENS (Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1988
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1988
S C H I S M A ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1988
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1988
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
ERKLRUNG NICHT WIDERRUFEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DAS DRITTE GEHEIMNIS VON FATIMA


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
TRADITION - WIRKLICHKEIT, PHANTASIE ODER BETRUG?


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
NACHRICHT, NACHRICHT, NACHRICHT...


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
ECONE UND ROM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1987
BERLEGUNGEN ZUM VATIKAN-DOKUMENT BER BIO-ETHIK


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
NEW AGE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1986
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
EINE DOGMATISCHE ANALYSE ... u.a. AUFSTZE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
THEOLOGISCHES AUS ECONE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1986
INKONSEQUENZEN, INKONSEQUENZEN... BRIEEFWECHSEL


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1986
LEX CREDENDI, LEX ORANDI... - ODER NICHT ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Januar 1987
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
DER LETZTE BETRUG ROMS


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1985
EINE REFORM DER KONZILIAREN REFORMEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
OFFENER BRIEF


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1985
BRIEF VON HERRN PROF. DR. D. WENDLAND AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
EINE REFORM DER REFORMEN ?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juli 2006
Unsere 'zahlreichen Mitstreiter' oder: der tiefe Graben


Ausgabe Nr. 5 Monat Juli 2006
Fastenpredigt 2006


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1984
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2013
Die Irrtmer des II. Vatikanums und ihre berwindung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
NACHLESE ZUM SOG. NEUEN 'KIRCHENRECHT'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
LESERBRIEF: ZUR UNRECHTMSSIGKEIT DER WAHL VON MGR. K. WOJTYLA


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1984
ZUR SOG. 'WIEDERZULASSUNG' DER (TRIDENTINISCHEN) MESSE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
5. Brief an die treuen Bewahrer des katholischen Glaubens


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Diaspora


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre...


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
Bekanntmachung der Kongregation fr die Glaubenslehre


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ERZBISCHOF NGO DINH THUC 'EXKOMMUNIZIERT'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
MODERNE 'KIRCHEN'GESCHICHTE - EIN RCKBLICK


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
Die Wojtylanische Diktatur


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1983
HELDEN MIT AUSZEICHNUNG UNERWNSCHT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1984
MARGINALIEN ZUM LUTHER-JAHR


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
NACHRICHTEN... NACHRICHTEN... NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN...


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1983
WIE ECONE DIE KIRCHE ERNEUERT - EIN OFFENBARUNGSEID


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1983
ERSTES SELBSTNDIGES DENKEN ODER HEUCHELEI ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1981
SIND DIE NEUEN WEIHERITEN NACH VATIKANUM II GLTIG?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1981
BER H.H. RATZINGER, DER BEANSPRUCHT, BISCHOF VON MNCHEN ZU SEIN


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1981
MODERNISMUS UND REFORMKATHOLIZISMUS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
LEFEBVRE AM ZIEL SEINER WNSCHE ?


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
KLERIKALES SCHEINGEFECHT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1982
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
EINSICHT!


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1980
ANTWORT VON H.H. PFARRER HANS MILCH


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1980
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1980
OFFENER BRIEF EINES GLUBIGEN PROTESTANTEN


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
DIE NEUE PRIESTERWEIHE IST KEIN KATHOLISCHER RITUS MEHR


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1979
MIT DER ZEIT BERNEHMEN WIR, ECONE, ALLE MESSZENTREN!


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
WIE LANGE WILL DR. KLAUS GAMBER UNS NOCH TUSCHEN?


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
VOX FIDE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1978
DESWEGEN SIND WIR PROTESTANTEN GEWORDEN


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1978
MITTEILUNGEN DER REDAKTION/LESERBRIEFE


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1978
DE MORTUIS NISI BENE ? ZU MONTINIS TOD


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1978
HTET EUCH VOR DEN FALSCHEN PROPHETEN !


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1978
DIE KIRCHE ALS DIE WAHRE INSTITUTION DES HEILS


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1978
JOHANNES PAUL II.


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1978
SIE LGEN, PATER WERENFRIED


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
DIE FOLGENSCHWERE KRISE DER KIRCHE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1979
SEKTE MIT IMPRIMATUR


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1977
DER 'VON NIEMANDEM DIRIGIERTE' KONZILSBERATER JOSEF RATZINGER


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE SITUATION DER KIRCHE IN EINER UNBEKANNTEN VISION DER ANNA KATHARINA EMMERICK


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1977
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1977
SACRIFICIUM INTELLECTUS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1978
KIRCHENZERSTRER - EINST UND HEUTE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1978
GEGENWART DER KIRCHE IN DER WELT


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1978
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1978
NIE ETWAS NEUES: DER 'BERHOLTE MODERNISMUS'


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
bermchtiges Schweigen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
Hohlheit bis zum Unsinn ?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2007
Betrachtungen ber die erste Enzyklika Benedikts XVI.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1977
FAULE FRCHTE


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2007
Die Prophezeihungen des Herrn von Cazotte


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2007
Mitteilungen der Reaktion


Ausgabe Nr. 56 Monat August/Sept. 1974
TU ES PETRUS


Ausgabe Nr. 9 Monat Dezember 1974
CORNELIUS UND CYPRIAN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1975
DIE EHEZWECKE


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2007
Ratzinger und die heidnischen Sexual-Gtter


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2007
Ratzinger und die heidnischen Sexual-Gtter, Forts.


Ausgabe Nr. 9 Monat Dezember 1973
DER ANTIMODERNISTENEID


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
... und eine bittere Bilanz


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Das freimaurerische Prinzip


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Rckkehr zur berlieferten Liturgie?


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Leserbrief zu: Drei heilige Bcher


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Die Falle der Motu-Proprio-Messe


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
ber die Menschwerdung Christi


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Der groe Glaubensabfall am Ende der Zeiten...


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Wo zwei oder drei in Meinem Namen versammelt sind


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Das Motu Proprio nchtern betrachtet


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2007
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NOUVELLE POLITIQUE D'AUTONOMIE OU HYPOCRISIE?


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
Letter of Bishop Louis Vezelis, O.F.M. D.D.


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FIRST SIGN OF INDEPENDENT THINKING OR HYPOCRISY?


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
REMARQUES CONNEXES


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
ANSWER OF REVEREND FATHER HANS MILCH


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2008
Ich glaube an die heilige katholische Kirche, die Gemeinschaft der Heiligen.


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2008
Die DITIB


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
Apostasa y Confusin


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Ich leide keinen Mangel


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2008
Gegendarstellung


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2008
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2008
Die prinzipielle Offenbarung Gottes und die konkrete Offenbarung


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2008
Anmerkungen zur subsistit-in-Lehre


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2009
Anmerkungen zur Fastenzeit 2009


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2009
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2009
Die Holocaust-Latte liegt zu hoch!


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2009
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2009
Weihnachtsbrief 2009


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Christmas Letter 2009


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2010
Ist die Religionsfreiheit ein Naturrecht?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2010
In der 'Mitte' angekommen - Beliebigkeit als Prinzip


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2010
Verhandlungen mit Rom (Fortsetzung)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2010
Verhandlungen mit Rom (Fortsetzung 2)


Ausgabe Nr. 11 Monat giugno 2010
Al crocevia


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Kampf der 'political correctness'


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
A proposito della situazione attuale della Chiesa


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Al crocevia


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Vom Sinn der Schpfung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Die Grundhresie Johannes Pauls II.


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2011
Benedikt XVI. - in den Klauen der verborgenen Hnde


Ausgabe Nr. 3 Monat Sptember 2011
Gott ist die Liebe


Ausgabe Nr. 3 Monat Sptember 2011
Antwort auf einen Angriff gegen den Sedisvakantismus


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2012
Verwechslung mit Folgen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Offene Fragen an Abb Schmidberger


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Weder Vertrauen noch Eifer noch Methode


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2012
Anmerkungen zur kirchlichen Situation


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
Erneut auf dem Prfstand


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
Das Ankupplungsmanver


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2012
Gott wird Mensch - Weihnachten 2012


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2012
Hart, aber fair - ein Briefwechsel zur aktuellen kirchlichen Situation


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Habemus Papam? Zur Wahl von Jorge Mario Bergoglio


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Mitteilungen der Redaktion, Hinweise


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2013
Ist Jesus Christus der Sohn Gottes?


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2014
Wie Christus als Gottes Sohn erkannt werden kann - weiterfhrende Betrachtungen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2014
Gott will, da alle Menschen gerettet werden


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2014
Mitteilungen der Redaktion, Hinweise


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2014
Die Frage bleibt: Ist Jesus Christus der Sohn Gottes?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Noch einmal: Gehrt der Islam zu Deutschland?


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2015
Die Irrtmer des II. Vatikanums und ihre berwindung durch die Erkenntnis Christi als Sohn Gottes


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2015
Fortsetzung I: Wie Christus als Gottes Sohn erkannt werden kann - weiterfhrende Betrachtungen


Ausgabe Nr. 5 Monat November 2015
Du sollst nicht falsches Zeugnis geben wider deinen Nchsten - Internet - Segen oder Fluch?


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2016
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2017
Buchbesprechung:


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Der Verrat am Christentum Islam und Vatikanum II


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2018
Christus ward fr uns zur Snde.


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2019
Himmelfahrt Christus im Herzen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2019
Ich rufe dich bei Deinem Namen: Mein bist Du


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2019
Mitstreiter gesucht Brief an einen Konservativen


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Papa contra Papam


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2020
Gedanken zu Einsicht, Sept. 2015, Dr. E. Heller


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
Is Jesus Christ the Son of God?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
How Christ can be recognized as Son of God further reflections


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Question remains: Is Jesus Christ the Son of God?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 7 Monat Juli 2020
Veni Creator Spiritus


Ausgabe Nr. 7 Monat Juli 2020
Buchbesprechung:


HABEMUS PAPAM?
 
HABEMUS PAPAM?  

por
EBERHARD HELLER

Cuando el 18 de abril el Colegio Cardenalicio se dirigi a la Capilla Sixtina, era relativamente claro que, como sucesor de Juan Pablo II, se elegira a alguien que tendra que saber cmo devolver perfiles conceptuales y teolgicos a la Iglesia conciliar. La permisividad sentimentaloide y los escndalos de Wojtyla se haban impreso demasiado en los nimos vaticanos, apenas suavizados o sofocados por sus tan exhibidos padecimientos de enfermo, que muchos haban interpretado como continuacin de la cruz de Cristo.1 Su sentimiento permisivo de la religin debera dar lugar otra vez a formulaciones teolgicas claras.
Que ya el 19 de abril, es decir, el segundo da del Cnclave, y en la cuarta votacin, fuera elegido el Cardenal Ratzinger, quien se asign el nombre de Benedicto XVI, signific pese a todo para muchos una sorpresa. No es que no le correspondiera cierto papel de favorito como papabile en calidad de cardenal decano haba dirigido el funeral de Juan Pablo II y los preparativos del Cnclave, pero muchos lo consideraban tambin un terico intransigente. Con una predicacin, dirigida a los cardenales como un programa electoral, se haba recomendado a s mismo como guardin de la fe: Cada da surgen sectas, y sucede exactamente lo que San Pablo dice sobre el engao de los hombres, sobre la astucia que conduce al error. Poseer una fe inequvoca, como corresponde a la Confesin de Fe de la Iglesia, es designado a menudo como fundamentalismo, mientras que el relativismo, es decir, este ser llevado al acaso por la disputa de las opiniones, parece ser la nica actitud a la altura de los tiempos. Se establece una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo, y que como criterio ltimo hace valer slo el propio yo y su voluntad. Pero nosotros tenemos otro criterio: el Hijo de Dios, el verdadero Hombre. l es el criterio para el verdadero humanismo.2 Como evidenciaron la indiscreciones de algunos cardenales, no slo pudo concentrar sobre s una mayora de dos tercios, es decir, por lo menos 77 votos de los 115 cardenales, sino incluso ms del 90%, lo que se vinculaba tambin con que slo de una cabeza teolgica como la suya caba esperar que desatara el nudo gordiano que Juan Pablo II haba dejado tras s.
El Cardenal acorazado Ratzinger apostrofado por el Frankfurter Allgemeine Zeitung del 21.04.05 como prefecto de la proteccin de la fe catlica, a modo de Gran Inquisidor inapelable a quien la pureza exange de la fe le importa ms que los hombres, un catlico arrogante de orientacin preconciliar, sin disposicin para el dilogo con otras Iglesias cristianas y religiones, un reaccionario teolgico, tras su eleccin se present como un sucesor de Juan Pablo II cultivado, teolgica y filosficamente formado, amable y humilde, a quien los romanos aclamaron espontneamente en la plaza de San Pedro. En su primera alocucin hasta les pidi que lo ayudaran en su difcil ministerio.
La festiva asuncin del cargo adquiri la forma de una fiesta tradicional bvara con apoyo internacional. Roma estaba en manos de montaeses bvaros, que con su fuerte colorido ofrecan un extrao y poco frecuente contraste con los fros edificios barrocos de la ciudad de Roma.
Pero no en todas partes se aclam a Ratzinger. As T. A. Ash, que da clases de historia en Oxford y Stanford, se aventur a comentar que la descristianizacin de Europa seguira adelante, porque era de prever que Ratzinger no suprimira el celibato (Sddeutsche Zeitung del 22.04.05). Pero en general se supuso que conservara la herencia catlica. As pensaba Eberhard Straub en el Junge Freiheit del 22.04.05: Benedicto XVI ser un Papa religioso, un pastor que protege la fe de los peligros que en unos tiempos enemigos de la Iglesia se volvern incontrolables.
Habemus Papam?
Repetir esta pregunta, mostrar dudas sobre la eleccin de Benedicto XVI, parece ocioso en vista de la abrumadora aprobacin de la persona y la posicin del elegido: como jefe de la Congregacin de la Fe, no haba retirado la potestad doctrinal a los telogos de la liberacin Leonardo Boff y Ernesto Cardenal? A quin debera estar mejor encomendada la direccin de la Iglesia en aguas turbulentas que al Cardenal Ratzinger, cuyo nombre elegido Benedicto XVI es un smbolo de la recristianizacin de Europa (San Benedicto de Nursia, muerto en 547) o de una nueva pacificacin (Benedicto XV, muerto en 1922, que en la Primera Guerra Mundial se esforz en vano por el fin de las acciones blicas)?
Sin embargo, repetir esta pregunta puede parecer algo no slo no problemtico, sino incluso obligado, psicolgicamente al menos, en vista de nuestra propia y muy complicada situacin en tanto que sedevacantistas siempre trasnochados. Despus de todo, muy tranquilizador sera poder decir: s, tenemos un Papa!; podemos volver a entrar en filas, pues nuestra lucha encontr un final, de cuyo buen trmino somos tambin responsables, porque siempre hemos luchado por la conservacin de la fe verdadera, de cuya custodia futura se ha hecho responsable ahora Benedicto XVI. Con la cabeza levantada podramos dedicarnos ahora a las tareas que nos correspondieron inicialmente.
De hecho poder decir que la Iglesia ha encontrado un nuevo pastor, que quiere ser servidor de todos los servidores de Dios, que volver a sanar las heridas del rostro lacerado de la Iglesia, sera como la liberacin de una situacin desastrosa que ya no controlamos, o como despertar de una pesadilla. No celebr Benedicto XVI en latn las misas, tanto del funeral de Juan Pablo II como de su asuncin al cargo? No emple las palabras correctas de la Transubstanciacin, pro multis, en la frmula de la consagracin del cliz? Y luego la letana de todos los santos cantada varias veces en latn? O su predicacin dominical del 24 de abril, no contena acaso una exposicin completa del pastor verdadero cuando explic: El primer signo es el palio, un tejido de lana pura puesto sobre mis hombros. Este signo antiqusimo, que llevan los obispos de Roma desde el siglo IV, puede ser primero simplemente una imagen del yugo de Cristo, que el obispo de esta ciudad, el siervo de los siervos de Dios, carga sobre sus hombros. El yugo de Dios es la voluntad de Dios que aceptamos. Y esta voluntad no es para nosotros una carga externa que nos oprime y priva de libertad. Saber lo que Dios quiere, saber lo que es el camino de la vida: sa era la alegra de Israel, que lo reconoci como una enorme distincin. sa es tambin nuestra alegra: la voluntad de Dios no nos enajena, sino que nos purifica y eso puede doler, pero de este modo nos conduce a nosotros mismos, y de este modo lo servimos no slo a l, sino a la salvacin de todo el mundo, de toda la historia. Pero el simbolismo del palio es ms concreto: tejido con lana de corderos, quiere representar tambin la oveja perdida o la oveja enferma y dbil que el pastor carga sobre sus hombros llevndola a las aguas de la vida. La parbola de la oveja perdida, que el pastor sale a buscar al desierto, fue para los padres de la Iglesia una imagen del misterio de Cristo y de la Iglesia. La humanidad, todos nosotros, somos la oveja perdida que ya no encuentra el camino en el desierto. El Hijo de Dios no lo puede sufrir en el cielo, l no puede dejar al hombre en tal situacin de necesidad. l mismo se levanta, abandona la majestad celestial para encontrar a la oveja, y va tras ella hasta la cruz. La carga sobre los hombros, carga con nuestro ser hombres, carga con nosotros: l es el verdadero pastor que por la oveja da su propia vida. (Libreria Editrice Vaticana)?
De hecho puedo entender la decepcin de todos los lectores que hasta ahora han seguido nuestro camino slo por motivos tradicionalistas sin atender a la constante advertencia de que nuestro inters no se limita en absoluto a esos motivos, cuando lean las lneas siguientes.
La pregunta de si con Benedicto XVI tenemos un nuevo Papa no puede responderse desde el sentimiento. Dos son los criterios decisivos para ello:

1) Los electores, es decir, los 115 cardenales que el 18 de abril entraron al Cnclave, tenan legitimidad como para elegir un Papa?
2) El elegido, era elegible como Papa?

La pregunta por la legitimidad del Papa puede responderse constatando si su nombramiento fue jurdicamente eficaz. Todos los cardenales excepto Ratzinger haban sido nombrados por Juan Pablo II, cuyos actos ministeriales siempre juzgamos ilegtimos, porque un hereje no puede ser Papa: un autor americano ha hecho una lista de ms de 100 herejas de Juan Pablo II! El propio Ratzinger debe su nombramiento en 1977 a Paulo VI, cuya legitimidad hemos discutido igualmente por el mismo motivo. Aunque slo se juzgara si entre los conclavistas hubo una pars minor et sanior, es decir, una minora de cardenales que quiz hubieran obtenido legtimamente su nombramiento cardenalicio no conozco ninguno! y conservado su fe a salvo de posiciones herticas cuestin que planteamos ya con ocasin de la eleccin de Juan Pablo II; esta pregunta slo puedo volver a responderla con un no. No conozco ningn cardenal que con su disposicin personal se hiciera conocer como cristiano catlico ortodoxo.
Pero confieso con gusto que no tengo informacin ms cercana sobre la posicin de cada uno de los conclavistas, y entiendo que este tipo de argumentacin resulte extrao a muchos que no estn (mejor) enterados de nuestras anteriores lneas de argumentacin. Por eso me ceir a responder la segunda pregunta, para la que hay criterios claros por parte de la Iglesia y para cuya aplicacin a la posicin de Ratzinger contamos con suficientes testimonios claros de l como para poder decir si en suma Benedicto XVI era elegible como Papa.
En la bula Cum ex Apostolatus officio del 15 de febrero de 1559, Pablo IV estableci condiciones claras cuya aplicacin y observancia son relevantes para juzgar si Ratzinger era papabile. El pargrafo 6 informa sobre los presupuestos que se exigen para asumir un cargo eclesistico: (a)
Agregamos tambin que, si en algn tiempo cualquiera aconteciese que un obispo, incluso en funcin de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal de la Iglesia Romana, incluso como se ha dicho en funcin de Legado; y tambin un Romano Pontfice, antes de su promocin o antes de la asuncin a la dignidad de Cardenal o de Romano Pontfice, se hubiese desviado de la Fe Catlica, o hubiese cado en alguna hereja o incurrido en cisma, o los hubiese suscitado o cometido, la promocin o la asuncin, incluso si esta hubiera ocurrido en acuerdo y unanimidad de todos los cardenales, es nula, rrita y sin efecto; y de ningn modo puede considerarse que tal asuncin haya adquirido validez, por aceptacin del cargo y por su consagracin, o por la subsiguiente posesin o cuasi posesin de gobierno y administracin, o por la misma entronizacin del Romano Pontfice, o su adoracin, o por la obediencia que todos le han prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido, despus de los supuestos antedichos. Tal asuncin no ser tenida por legtima en ninguna de sus partes, y no ser posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circunstancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, o a los que han asumido la funcin de Cardenales o de Pontfice Romano, sino que por el contrario todos y cada uno de sus hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez y ningn derecho a nadie. Y en consecuencia, los que as hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razn (eo ipso) y sin necesidad de hacer ninguna declaracin ulterior, estn privados de toda dignidad, lugar, honor, ttulo, autoridad, funcin y poder; y sales lcito a todas y cada una de las personas subordinadas a los as promovidos y asumidos, si no se hubiesen apartado antes de la Fe ni hubiesen incurrido en cisma ni lo hubiesen suscitado o cometido (...) sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devocin de quienes fueron as promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas.3
Es preciso aclarar entonces si Ratzinger cumple con estos criterios.
Joseph Ratzinger, nacido el 16 de abril de 1927 en Marktl del Inn, estudi de 1946 a 1951 teologa y filosofa en Munich y Freising. El 29 de junio de 1951 obtuvo, junto con su hermano Georg, la dignidad sacerdotal. Luego trabaj como capelln en Munich. Ya en 1952 obtuvo un puesto docente en el seminario de clrigos de Freising. En 1953 se doctor en teologa, y en 1957 hizo la habilitacin en la asignatura de Teologa Fundamental en la universidad de Munich. Ya con 31 aos obtuvo en 1958 un puesto de profesor de Dogmtica y Teologa Fundamental en Freising, y en 1959 result profesor ordinario en Bonn, en 1963 profesor ordinario de Dogmtica en la universidad de Mnster, en 1966 profesor ordinario en Tubinga. En 1969 fue llamado a la universidad de Regensburgo. All nuestra agrupacin, a travs del antiguo consejero mariolgico de Po XII, el ya fallecido profesor Tibur Gallus, entabl contacto con Ratzinger, para discutir con l el Novus Ordo de Paulo VI. Ratzinger admiti que la frmula para la consagracin del cliz estaba mal traducida, pero que no contena ninguna hereja.
Sobre Ratzinger recay una funcin teolgica especial cuando, de 1962 a 1965, nombrado por el cardenal Frings como su perito, se perfil como co-realizador del Concilio Vaticano II, donde el joven profesor de teologa se destac no slo por su defensa del aggiornamiento de Juan XXIII y del ecumenismo que hasta teolgicamente fue consolidado, sino que tambin confundi a los padres conciliares con la defensa de ideas radicales. Ms tarde, a la pregunta del entrevistador Seewald de que en el Concilio se lo consider un telogo progresista, respondi entre otras cosas: Es cierto que opino que la teologa escolstica, tal como se ha consolidado, ya no es un instrumento para llevar la fe al lenguaje de estos tiempos. 4 Yo mismo puedo recordar vagamente que el Sddeutsche Zeitung coment por aquel entonces las posiciones defendidas por Ratzinger en el Concilio ms o menos as: si Ratzinger hubiera sostenido tales puntos de vista antes de su consagracin, no habra sido ordenado sacerdote.5 Interesa tambin que el antiguo primado polaco haya negado el imprimatur a los primeros escritos de Ratzinger.6 As, en la Introduccin al cristianismo, defenda la siguiente tesis: El autntico hombre sera Dios a causa de que es hombre autntico, y Dios sera tal por ser autntico hombre justamente?..., posicin que el cardenal Siri critic en Gethsemani como monismo csmico.
En 1977, Paulo VI llam a Ratzinger a Munich como sucesor de Dpfner. Hay que advertir que Ratzinger fue consagrado el 28 de mayo de 1977 por el obispo Stangel con los co-consagrantes Graber y Tewes conforme al rito nuevo, es decir, invlido; o sea que como supuesto obispo de Roma sigue siendo un simple sacerdote. Aqu en Munich tuvo ocasin, en el mbito pastoral, de representar prcticamente al ecumenismo, cocelebrando con representantes de la confesin protestante ceremonias de consagracin comunes, acciones que ms tarde repetira con la obispa Jepsen en Hamburgo.
En sus tiempos de Munich participa tambin en la introduccin de la educacin sexual en las escuelas, contra cuya introduccin haban luchado vehementemente pedagogos catlicos, totalmente burlados con la bendicin de Ratzinger. (De modo similar recientemente, como Benedicto XVI, decepcion a los polticos cristianos cuando opin que la nueva constitucin europea puede ratificarse tambin sin referencia a Dios, una referencia por cuya fijacin en la obra legal los polticos con transfondo religioso-cultural haban luchado en Europa hasta el ltimo momento, desgraciadamente en vano. (Todava el 11 de junio de 1965, en su visita a Bonn, Charles de Gaulle haba enfatizado que Europa slo es pensable en la tradicin cristiana: Nosotros los europeos somos constructores de catedrales. Mucho es lo que eso ha durado.)
Aqu corresponde tambin un episodio significativo para los actores de ambos lados. El antiguo superior de la Hermandad San Po X, Klaus Wodsack, uno de mis viejos compaeros de estudio, crey poder demostrar al ordinario muniqus la negacin de la presencia real de Cristo en el tabernculo, exhibindole pasajes de su tratado: La fundamentacin sacramental de la existencia cristiana, cap. IV, donde Ratzinger explica: La adoracin eucarstica o la visita en silencio una iglesia razonablemente no puede ser mera conversacin con Dios, pensado como presente de modo local y circunscripto. Expresiones como aqu vive Dios, o un dilogo as fundamentado con Dios, pensado localmente, muestran un desconocimiento del misterio cristolgico y del concepto de Dios que necesariamente tiene que repugnar al hombre que piensa y sabe de la omnipresencia de Dios. Si ir a la Iglesia quiere fundamentarse con que se tiene que visitar a un Dios slo presente ah, esto sera de hecho una fundamentacin sin sentido, que el hombre moderno tiene con razn que rechazar. Pues bien, pronto vino la reaccin a esta acometida espontnea que Wodsack sin haber hablado con su jefe haba iniciado, a saber, desenmascarar a Ratzinger como hereje; del Ordinariado lleg la respuesta de que Ratzinger cree en la presencia real, aunque el texto citado contena lo contrario, y de Ecne vino la rpida deposicin de Wodsack, que haba perjudicado sensiblemente la poltica lefebvrista dirigida a una eventual cooperacin con Ratzinger.
Toda una serie de comentadores se complace hoy en querer desestimar estas posiciones teolgicas tempranas como pecados de juventud, ya que, despus de todo, tras su nombramiento como Prefecto de la Congregacin de la Fe, mostr que, a diferencia de antes, en este ministerio haba seguido una lnea ortodoxa. Pero Ratzinger insiste una y otra vez en que siempre se ha mantenido fiel a s mismo, as como al Vaticano II, y sin nostalgia de un ayer irremediablemente pasado.7 En la ya citada conversacin con Seewald, ste le recuerda a Ratzinger el siguiente comentario: Ya en 1975 usted haba profetizado que la herencia del Concilio an no se ha hecho manifiesta. Espera an su hora, y sta vendr: de eso estoy seguro. La respuesta de Ratzinger fue: En efecto, cada vez se hace ms claro que los textos del Concilio estn en perfecta continuidad con la Fe. 8 [Nota bene: para comprender la monstruosidad de este enunciado, pinsese en los decretos conciliares Nostra Aetate (NE) o Lumen gentium (LG), donde se dice, como en NE art. 3: La Iglesia contempla tambin con mucho respeto a los musulmanes, que adoran al Dios nico, el viviente y existente por s, misericordioso y omnipotente, el creador del cielo y de la tierra, que ha hablado a los hombres. Esta posicin es precisada en LG, cap. 16: Pero la voluntad de salvacin comprende tambin a aquellos que reconocen al creador, entre ellos especialmente a los musulmanes, que confiesan la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios uno. ]
Ya Paulo VI haba hecho clara esta renuncia a reivindicar la Iglesia como absoluta, cuando en 1970 explic: En el conflicto [de Oriente prximo] estn involucradas tres religiones que reconocen todas ellas al Dios verdadero: el pueblo de los judos, el pueblo del Islam y, entre ambos, el pueblo cristiano propagado por todo el mundo. Ellos proclaman con tres voces el monotesmo nico. Hablan con la mxima autenticidad, con la mxima veneracin, con la mxima historicidad, con la mxima fecundidad, con el mximo poder de conviccin.
De hecho no es posible renunciar ahora a detenerse en el tema central, en cuya realizacin Ratzinger ha mostrado desde el Concilio hasta hoy, tambin como Benedicto XVI, su mximo inters, y lo sigue mostrando: la Ecumene en el sentido del Vaticano II, que siempre se entendi a s mismo como ecumnico y que tambin se denomina as en su subttulo, es decir, la Ecumene como proceso de constante crecimiento conjunto de las Iglesias.
Cuando el 25 de enero de 1959 Juan XXIII anunci la celebracin de un Concilio ecumnico, despert en muchos la esperanza en nuevos esfuerzos por la reunificacin de los cristianos separados, o en una modificacin fundamental de la Iglesia catlica en relacin con las confesiones de fe separadas de ella. Junto a la intencin de Juan XXIII de adaptar la disciplina de la Iglesia al mundo conocida como aggiornamiento, el pensamiento ecumnico fue decisivo para el Concilio y el desarrollo posterior. Ya el 21 de noviembre de 1964 se promulg el decreto Unitatis redintegratio inter universos Cristianos (UR) sobre el ecumenismo.
Siguiendo la tendencia revolucionaria de este Concilio, tambin este decreto abandona algunos lmites hasta entonces teolgicamente establecidos. Frente a los anteriores esfuerzos de unin donde se buscaba el regreso a la Iglesia, es decir, la conversin, el apartamiento del error, el retorno a la unidad de la Iglesia, con la UR comienza el intento de conformar una unidad en la que no se busca el (re-)hallazgo de la verdad, el regreso a ella, sino configurar una articulacin de Iglesias, en todo lo posible bajo el techo de la Iglesia catlica. Wolfgang Thnissen, profesor de teologa ecumnica en Paderborn, describe la intencin de UR del siguiente modo: En el contexto de la historia de los concilios, el decreto presenta una novedad. Por vez primera se presenta la relacin con las Iglesias separadas de Roma nicamente desde una perspectiva positiva. No hay all ni en ningn otro lugar ningn indicio ms de invitacin a los cristianos separados para su retorno a la Iglesia catlica, tampoco se pronuncia ya ninguna condena. El Concilio Vaticano II pone en el centro lo comn, lo que separa no es negado, pero pierde relevancia. Con el decreto sobre el ecumenismo se ha hecho imposible un ecumenismo-de-retorno que viera su objetivo en una reincorporacin de la cristiandad separada al organismo de la Iglesia catlica. 9
Aqu se hace clara una concepcin totalmente nueva de la Iglesia. Ya no rige Extra Ecclesiam non salus est. La Iglesia ha renunciado a su pretensin de verdad absoluta y su monopolio de la salvacin. No se trata ya de una unidad en la verdad, realizada nicamente en la Iglesia catlica, sino de conceder que la verdad se ha realizado tambin en otras Iglesias. Por eso se dice tambin: A eso se aade que algunos, e incluso muchos y significativos elementos o bienes a partir de los cuales la Iglesia en total es edificada y obtiene su vida, tambin pueden existir fuera de los lmites visibles de la Iglesia catlica. (UR 3).
Este tipo de renuncia a la verdad se encuentra en el decreto sobre la as llamada libertad religiosa, a menudo mal entendido, pero especialmente en el decreto Lumen gentium (LG) sobre la Iglesia, pues los esfuerzos ecumnicos para la unidad con otras Iglesias (parciales) dependen largamente de decisiones doctrinales de la Iglesia sobre s misma. Surge as un sistema doctrinal de proposiciones que se sostienen entre s. Las explicaciones de la constitucin eclesistica LG enlazan con la comprensin de la Iglesia como misterio: La sociedad provista de rganos jerrquicos y el cuerpo mstico de Cristo, la asociacin visible y la comunidad espiritual, la Iglesia terrestre y la Iglesia obsequiada con dones celestiales, no deben considerarse dos dimensiones distintas, sino que constituyen una nica realidad compleja que crece conjuntamente a partir de un elemento humano y divino. [...] Esta es la nica Iglesia de Cristo, que en la confesin de fe confesamos como una, santa, catlica y apostlica (LG 8). De esta realidad compleja se dice luego: Esta Iglesia, constituida y ordenada como sociedad en este mundo, es realizada (subsistit) en la Iglesia catlica, guiada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunidad con l.
Segn Thnissen, este pasaje de LG admite la siguiente interpretacin: El anlisis de este pasaje del texto seala tres perspectivas:
a) La Iglesia una de Jesucristo existe en la concretidad histrica; encuentra su forma de existencia concreta en la Iglesia catlica; la Iglesia una existe realmente.
b) La Iglesia catlica no es absolutamente indiscerniblemente idntica con la Iglesia una de Cristo, pero existe en relacin fundamental y esencial con ella. El ser de la Iglesia de Jesucristo es por cierto siempre mayor que la existencia concreta de la Iglesia catlica.
c) Fuera de los lmites de la Iglesia catlica no hay ningn vaco eclesial. Realidad eclesistica hay tambin fuera de la Iglesia catlica. Aqu subyace pues el entero problema ecumnico.10
Tambin fuera del organismo de la Iglesia catlica pueden hallarse entonces elementos de santificacin y de verdad [...] que como dones propios de la Iglesia de Cristo impulsan hacia la unidad catlica (LG 8). Aunque el Vaticano II siga hablando de la Iglesia catlica en la que est realizada la Iglesia nica concebida por Cristo, sin embargo el subsistit de LG permite en la Iglesia la pluralidad en tanto comunidad de Iglesias parciales. Thnissen concluye en coherencia con esta interpretacin: El Concilio ha entendido la unidad como Communio. De ah se sigue que la Iglesia de Jesucristo se sostiene en las Iglesias locales o parciales y a partir de ellas.11 Por eso con la unidad catlica del pueblo de Dios (UR 13) es posible tambin la comunidad de Iglesias parciales.
Para alcanzar en definitiva una unidad total de las Iglesias parciales, donde esa unidad debera estar realmente simbolizada por la Eucarista, el 25 de mayo de 1995 public Juan Pablo II la encclica Ut unum sint (UUS) Para que todos sean uno, Jn. 17, 21, en la que se remite a decisiones del Vaticano II y a sus esfuerzos ecumnicos: El Concilio Vaticano II expresa la resolucin de la Iglesia de aceptar la tarea ecumnica en favor de la unidad de los cristianos, e impulsarla adelante con convencimiento y resolucin (UUS 8). Pero tambin concede: Ahora podemos preguntarnos cun largo es el camino que nos separa de aquel da glorioso en que se alcance la unidad plena en la fe, y podamos celebrar en concordia mutua la Santa Eucarista del Seor. [...] El fin ltimo del movimiento ecumnico es el restablecimiento de la plena unidad visible de todos los bautizados. Con vistas a este fin todos los resultados alcanzados hasta ahora son slo un fragmento del camino, aunque positivo y muy prometedor. (UUS 77)
Ante el extravo de la unidad originaria, perdida por cisma y hereja, es especialmente llamativo que se diga  que este santo propsito de la reconciliacin de todos los cristianos en la unidad de la Iglesia una y nica de Cristo, sobrepasa las fuerzas y las capacidades humanas (UR 24), frase repetida en el N 822 del nuevo Catecismo de la Iglesia catlica de 2003. All se define un objetivo, perdido en verdad por un comportamiento humano equivocado, pero cuya recuperacin se sustrae a las posibilidades de la Iglesia. As pues, si es que algo se consigue, por ejemplo la Declaracin comn sobre la justificacin, celebrada como piedra miliar del ecumenismo, he all necesariamente el xito de Dios, aunque su formulacin se aparte de la fe catlica.
Ratzinger estuvo y est involucrado en este proceso del llamado ecumenismo y comparte activamente su configuracin: como telogo conciliar, como profesor, como obispo de Munich, como prefecto de la Congregacin de la Fe... y ahora como Benedicto XVI, en cuya calidad designa como una de sus tareas ms importantes la solicitud fundamental del ecumenismo (Alocucin del 20 de abril a los cardenales, es decir, un da despus de su eleccin!). Pero contra otros muchos ecumenistas, Ratzinger quiere que estos esfuerzos ecumnicos se desarrollen como un proceso aproximativo en pasos metdicos, controlables y controlados. Como enfatiza en sus entrevistas, no quiere la unidad buscada a partir del mnimo comn denominador, es decir, sobre la base de una concordancia doctrinal mnima, sino como comunidad de las Iglesias (parciales). En este sentido habla de polifona. Ratzinger tratar pues de seguir desarrollando la Ecumene como proceso segn la polifona que l dice, es decir, se esforzar por buscar una unidad eclesistica donde las llamadas Iglesias parciales puedan conservar su autonoma respecto de sus conceptos teolgicos y su especial comprensin de las cuestiones litrgicas. A diferencia de Kng que, discutiendo el papel de Ratzinger como uno de los telogos conciliares decisivos, quiere atriburselo a s mismo y se alegra de que se vulneren dogmas eclesisticos, como de romper las copas tras un brindis, Ratzinger introduce tales rupturas con mucha ms precaucin, y las oculta en frmulas que luego expresan un consenso diferenciado, palabra mgica aplicada a la interpretacin de la Declaracin comn sobre la doctrina de la justificacin (DDJ) firmada el 31 de octubre de 1999. Queran sacar de en medio todas las antiguas condenas doctrinales, que de acuerdo con la polifona slo hubieran estorbado.
La DDJ es el resultado de un dilogo que iniciaron representantes de la Alianza Mundial Luterana y de la Iglesia Catlico-Romana hace ms de treinta aos. La cuestin de la justificacin siempre estuvo en su centro. La tesis central de la DDJ dice en su N 15: Slo gracias a la fe en el acto salvfico de Jesucristo, y no a causa de nuestro mrito, somos acogidos por Dios y recibimos el Espritu Santo, que renueva nuestros corazones y nos capacita e incita para las obras buenas. Segn informacin de los miembros de la comisin, Ratzinger tuvo parte en la redaccin de esta declaracin, cuya firma al menos tuvo lugar bajo su gida. Aunque Ratzinger volviera a tomar distancia de esta frmula, ella sigue desde entonces obligatoriamente en vigor. Pero hay que tener presente que el pasaje citado entraa elementos de contenido protestante condenados por Trento.12
Segn la concepcin catlica, la justificacin significa para el hombre la supresin del pecado original y la recuperacin de la gracia santificante, lo que sucede por primera vez en el bautismo. Dios saca al hombre del pecado, si el hombre quiere, si l agarra libremente la mano de Dios. El hombre interviene pues en la justificacin de modo totalmente activo. Fe, esperanza y caridad son actos morales libres del hombre. Es decir que si el creyente quiere permanecer en la gracia de Dios, la colaboracin debe mantenerse mediante actos buenos y morales. Cristo dice: No todo el que me dice Seor, Seor, entrar en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre en el cielo (Mt. 7, 21). Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. (Mt. 19, 17) Pero una mera justificacin por las obras, como se atribuy a la posicin catlica, no existe! Segn la concepcin protestante las obras buenas son la consecuencia necesaria de la justificacin. Y segn ella hay que entender cuando la DDJ dice: la justificacin es lo nico que nos capacita e incita para las obras buenas.
Pero los ecumnicos como Thnissen lo ven de otro modo: Esta solidaridad fundamental en la comprensin de la justificacin permite constatar que las condenas doctrinales recprocas pronunciadas en el siglo XVI a propsito de la justificacin ya no afectan al interlocutor actual. Esto no excluye diferencias en el lenguaje, en la configuracin teolgica y en el acento con que se comprende la justificacin. Pero a la luz de la concordancia ganada estas diferencias pierden su carcter de divisoras de Iglesias. Con ello se expresa que el fin de los esfuerzos ecumnicos no es una unicidad que excluye todas las diferencias, sino una diversidad reconciliada que enriquece la cristiandad. Entretanto la teologa ecumnica llama a una coincidencia as un consenso diferenciado.13
Los ecumenistas ven una dura recada en la declaracin Dominus Iesus de Ratzinger. Las afirmaciones acerca de las Iglesias y las comunidades eclesiales sobre todo las del cap. 4, molestaron a gente como el cardenal Kaspar y los representantes de la Iglesia evanglica: Hay pues una nica Iglesia de Cristo, que subsiste 14 en la Iglesia catlica y es guiada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunidad con l. Las Iglesias que en verdad no estn en comunidad perfecta con la Iglesia catlica, pero se ligan con ella por vnculos ntimos, como la sucesin apostlica y la eucarista vlida, son autnticas Iglesias parciales. Por eso la Iglesia de Cristo tambin est presente y operante en estas Iglesias [...]. Las comunidades eclesiales que no han conservado el episcopado vlido y la realidad originaria y plena del misterio eucarstico, no son Iglesias en sentido autntico (N 17). Estas afirmaciones pretendidamente catlicas impiden advertir que aqu se est trabajando con un concepto de Iglesia, acuado por LG, que contradice la declaracin de Po XII en Mystici Corporis. (No me interno aqu ms en este problema porque en la siguiente exposicin (b) es tratado especialmente.) 15
Sobre el desarrollo actual del ecumenismo el propio Ratzinger adopta una postura totalmente reservada, incluso ms bien escptica: Estbamos de hecho demasiado confiados cuando creamos que los dilogos teolgicos podran restablecer la unidad de fe en un tiempo ms o menos breve. Nos equivocamos cuando nos metimos en la cabeza que esta finalidad tendra que alcanzarse simplemente dentro de plazos establecidos. Por un momento habamos confundido teologa con poltica, dilogo sobre la fe con diplomacia. Queramos hacer por nosotros mismos lo que slo Dios puede hacer. Por eso debemos aprender la disposicin a buscar constantemente, sabiendo que el buscar mismo es un modo de hallar, que estar en camino y proseguir sin descanso constituye la nica actitud adecuada para el hombre en peregrinacin a lo eterno. 16
Sin embargo, segn Ratzinger, este proceso debe continuarse en pasos medidos con precisin, un proceso de todos modos hace tiempo fuera de control, porque para los implicados en l la relevancia teolgica de semejante disciplina ya no es asequible, ni gobierna siquiera ya al propio Ratzinger, como muestra el siguiente hecho. En el as llamado Da de los catlicos de 2003, en Berln, el Profesor Gotthold Hasenhttl 17 fue suspendido de su cargo por la Congregacin de la Fe, cuyo jefe fue Ratzinger hasta hace poco, por abuso grave de su cargo dada su participacin en una celebracin eucarstica con protestantes, castigo ratificado en 2004.18 Pero en el funeral de Juan Pablo II, el juez Ratzinger administr la comunin al fundador protestante de Taiz precisamente, a Roger Schtz, sin que se sepa que Ratzinger se haya suspendido por eso a s mismo. Con ello Ratzinger se saba en conformidad con su fallecido jefe, quien en su capilla privada tambin haba repartido la comunin a invitados protestantes. Ratzinger se convierte aqu en testigo contra s mismo.19
La Ecumene, tal como el Vaticano II la concibi, no slo es problemtica, es irrealizable, ya que una unificacin es inviable por incompatibilidad de las posiciones respectivas de los diversos miembros eclesiales. Tampoco puede superarse con el truco del consenso diferenciado. Por aducir slo un ejemplo, entre muchos: Cmo se imagina Ratzinger una polifona teolgica basada en posiciones recprocamente excluyentes del todo? Tomemos simplemente el problema de la presencia real de Cristo bajo las formas de pan y vino. Segn la concepcin catlica, el sacerdote ha obtenido mediante su consagracin pleno poder para transformar durante la misa en la transubstanciacin, si usa las frmulas vlidas, el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo. Los protestantes rechazan el sacerdocio de consagracin, se limitan al sacerdocio general. Cristo se hace real, segn Lutero, en el momento de la ingestin. Esta presencia real no se basa sin embargo en el poder pleno para transubstanciar las formas de pan y vino, sino en la fe en la fuerza operante de la intervencin de Cristo, y hace depender su posibilidad de la omnipresencia del hombre-Dios exaltado.20 Cmo pretende Ratzinger reconciliar en una polifona estas posiciones excluyentes? Imposible! Ese tipo de unin, para seguir con la terminologa musical de Ratzinger, desembocar necesariamente en una cacofona.
En definitiva la Ecumene culminar en una formacin, similar a la Unin Europea, que si no se disolviera en una papilla de unidad teolgica, ni se la redujera simplemente al mnimo comn denominador opcin que Ratzinger conscientemente excluye, se limitar a momentos perifricos de carcter organizativo. La Ecumene se mostrar ilusoria y, despus de destruir todos los niveles religiosos, terminar en un desastre, porque a pesar de la supuesta autonoma que debiera conservarse, hoy en la praxis se ha desplegado ya una mescolanza de posiciones particulares teolgicamente insostenibles que ha pervertido por completo la verdadera doctrina. Por esto se vern afectados en primer lugar aquellos pases de Europa y Amrica del Norte que fantasearon sobre una reunificacin de las Iglesias, sin unidad en la Fe!. Ms bien inafectados permanecern pases como Croacia, los continentes centro y sudamericanos, frica, India, donde al menos la situacin econmica es tal que los hombres todava tienen que preocuparse por resolver problemas de subsistencia. Por eso tal vez ofrezca an un cierto asidero el afincamiento en lo religioso, y por all en posiciones fundamentales que en s no cejan, muy pese a la presin modernista sobre lo litrgico, desgravada empero de un debate ecumnico ideolgicamente conducido.
En el presente debate no se trata de hurgar en las profusas exposiciones teolgicas de Ratzinger 21 en busca de herejas: excedera por dems el espacio de este ensayo y no le hara justicia al autor.22 Pero para responder a la pregunta inicial acerca de si Ratzinger es Papa, basta con sealarlo como uno de los codefensores capitales de una idea a saber, el ecumenismo vaticano absolutamente hertica en tanto que en ella verdad y error son conscientemente colocados al mismo nivel. Esta transformacin semntica conciliar la confirma, entre otros, el Profesor P. Claude Geffre O.P., decano de la Facultad de teologa de Saulchoir, en Le Monde del 25 de enero de 2000: En el Concilio Vaticano II la Iglesia catlica descubri y acept que no posee el monopolio de la verdad, que tiene que tener abiertos sus odos al mundo. [...] Aquellas [religiones] opuestas a estas reivindicaciones legtimas estn condenadas a reformarse o a desaparecer.
Tampoco hay que olvidar que Ratzinger fue la mano derecha y la cabeza teolgica de su jefe, para el que un telogo americano enumera 101 herejas. A la pregunta de Seewald sobre si Ratzinger tuvo serios problemas con su jefe en cuestiones de fe, l responde: Diferencias en el sentido autntico de la palabra no hubo.23 Y uno de los primeros actos de Benedicto XVI en su ministerio fue pretender darle categora de santo a este hombre!

Por eso: Habemus Papam?

Non! Habemus Ratzinger!

EL PROGRAMA PREVISIBLE DE RATZINGER

Aunque la discusin mostr que Ratzinger no cumple las condiciones establecidas por el Papa Pablo IV, en la bula Cum ex Apostolatus officio del 15 de febrero de 1559, para una asuncin legtima del cargo, es relevante sin embargo lo que pueda esperarse de l como sucesor de Juan Pablo II. En la alocucin a los cardenales del 20 de abril esboz su programa:
1) La celebracin del cuadragsimo jubileo del Vaticano II, cuyas declaraciones han de considerarse una brjula.
2) Continuacin del dilogo teolgico.
3) Purificacin del recuerdo: con lo que son aludidas las peticiones de perdn.
4) Continuacin de las tendencias ecumnicas.
5) Continuacin del dilogo interreligioso.
Pero al margen de estos puntos programticos, le incumben otros problemas que le llevaron los llamados modernistas: entre otros la ordenacin de mujeres, la inseminacin artificial, el aborto, la comunidad eucarstica con los protestantes, etc. A estas exigencias podra darles una clara negativa, como muestra la condena pronunciada entretanto, como expresiones de una libertad anrquica, a los llamados matrimonios-homo: Matrimonio y familia no son una construccin sociolgica voluble, sino resultado de situaciones histricas y econmicas especiales. (sic!) (FOCUS-Online del 7 de junio de 2005)
Ratzinger no tuvo gran inters en la reforma litrgica: las innovaciones eran para l en parte una crueldad. Esclarecedor tambin en este contexto es lo que escribi acerca de la reforma litrgica, que, segn l, no representa una revivificacin, sino una devastacin (Prlogo a: Gamber, Die Liturgiereform, Le Barroux 1992, p. 6): Estoy convencido de que la crisis eclesistica en la que hoy nos hallamos, procede en su mayor parte del desmoronamiento de la liturgia. (La mia vita, ricordi 1929-1997, Roma 1997). En otro lugar escribe: Quisiera sealar explcitamente que el ttulo con que en 1970 se present el llamado Misal de Paulo VI es totalmente correcto desde el punto de vista de la historia de la liturgia: Missale Romanum ex Decreto Sacrosanti Concilii Vaticani II instauratum. Auctoritati Pauli PP. VI promulgatum. Aqu est plenamente expresa la continuidad del desarrollo, que no se  mantuvo vigente sin embargo durante su introduccin y tramitacin de hecho en la Iglesia. Como ya he dicho, considero este Misal en muchos aspectos como una verdadera mejora y enriquecimiento. Lo que ha daado y sigue daando profundamente a la Iglesia es el foso abierto entre lo preconciliar y lo postconciliar, como si se tratara de dos Iglesias y de dos liturgias, como si lo que antes era lo ms santo fuera ahora lo ms prohibido y malo. Una institucin que procede as con su historia y con los hombres que le pertenecen no debe asombrarse de las consecuencias negativas. Por lo dems, justamente esta insistencia sobre una supuesta oposicin da la recepcin del Misal renovado ms que ninguna otra cosa. Por eso slo puedo decir una y otra vez con insistencia que esta excomunin del antiguo Misal tiene que terminar, tambin precisamente a causa de la correcta apropiacin del nuevo.24
Ya que ha concedido que la frmula consagratoria del cliz fue mal traducida con el para todos, y que l mismo critica la versin alemana del Novus Ordo por contener otros errores, bien podra ser que, por un lado, devolviera a la misa tridentina su rango como liturgia de la era preconciliar y, por otro, procurara salvar dicho Ordo, al menos en la versin alemana. Acerca de las divergencias de los misales alemanes respecto del original latino, escribe: A partir de ahora, no debera ser posible hablar sin ms de la configuracin de banquete de la eucarista, afirmacin al respecto que se basa en una mala comprensin del acontecimiento fundamental y lleva en general a una mala comprensin del sacramento. Menos an debe designarse la eucarista simplemente como banquete (ni siquiera simplemente como banquete sacrificial). Bajo este punto de vista es imperioso desear una revisin de la traduccin alemana del Misal de Paulo VI, donde, sobre todo en las postcomuniones, frente al original latino la palabra banquete casi se ha convertido en la designacin regular de la eucarista producindose as una contradiccin objetiva con el texto original del Misal. 25
Por eso, con la concesin sin trabas de la Misa antigua, a causa de la correcta apropiacin del nuevo [Ordo], como l dice, podra complacer plenamente por ejemplo a los econistas (c) quienes fundamentan su resistencia exclusivamente en la lucha de ritos por la misa y as paralizarlos: con la autorizacon irrestricta de la Misa antigua se colmaran sus supuestos reclamos. Luego Ratzinger podra exigirles con justicia su incorporacin a las estructuras eclesisticas y el pleno reconocimiento de los superiores locales, bajo renuncia a su especial status anterior como cuasi-orden. A la mayor parte de los econistas, que slo apuntan a satisfacer las necesidades tradicionalmente religiosas de su clientela, tambin podra bastarle una oferta as, y seguramente se llegara a la formacin de dos asentamientos, con lo cual los disconformes con este compromiso tendran que decir por fin qu es lo que en propiedad teolgica y eclesialmente quieren, o bien en qu puntos se diferencian de nosotros los sedevacantistas. Pues hasta ahora han temido, como el diablo al agua bendita, aplicar el concepto de hereja a todas las innovaciones que tambin ellos consideran contradictorias con la fe. 26

PERSPECTIVAS HIPOTTICAS

Permtaseme aqu especular por una vez sobre qu sucedera si Ratzinger, de hecho una cabeza refinada en las filas tradicionalistas no conozco a nadie que pueda estar a su altura o demostrar un saber tan abarcador, reconociera la entera medida de la destruccin a cargo del Vaticano II y efectuara un viraje radical. Qu resultara de semejante conversin? Supongamos que derogara todas las innovaciones en el mbito de la liturgia y las reformas de los ritos sacramentales, que extirpara las dems herejas, etc. No podra con tales actos ser reconocido en definitiva como Papa ortodoxo y legtimo? Descontando que partes enteras de la Iglesia conciliar se apartaran de l, eso no modificara nada en el estado de real vacancia de la Sede. Aqu se aplicaran otra vez las precisiones de Paulo IV (cuarto), segn los cuales un hereje est (y permanece) incapacitado para ejercer el ministerio. Ratzinger, como jefe de la Iglesia conciliar, podra empero guiarla a la conversin y dirigirse con una abjuratio pblica a los cristianos catlicos ortodoxos y pedirles perdn, ya que no conozco ministros a los que en este asunto pudiera Ratzinger dirigirse, a alguno de los obispos tradicionalistas por ejemplo, porque entretanto de un modo o de otro todos ellos se han desacreditado. As seguramente grandes partes de la cristiandad volveran a ser ganadas para la Iglesia verdadera, pues la revolucin no vino del pueblo creyente, sino desde arriba, pero la restitucin de la Iglesia tendra que efectuarse sin embargo segn las condiciones esbozadas en EINSICHT para una restitucin de la Iglesia como institucin de salvacin.

NOTAS DEL AUTOR

1 Sobre el enjuiciamiento de la funcin de Juan Pablo II desde el punto de vista de alguien que ha estado muchos aos en el Vaticano, cfr. tambin Oschwald, Hanspeter: Der deutsche Papst - Wohin fhrt Benedikt XVI. die Kirche?, Munich, Zurich 2005, pp. 99 ss.
2 Ibd., p. 19.
3 Cfr. sobre esto EINSICHT VI/2, p. 79; VIII/7, p. 253; XXXI/6, pp. 101 ss.
4 Cfr. Ratzinger, Joseph: Salz der Erde - Christentum und katholische Kirche im 21. Jahrhundert - Ein Gesprch mit Peter Seewald, Munich 1996, p. 78.
5 Sobre su papel en el Concilio, cfr. Ratzinger, Joseph: Salz der Erde, pp. 75 ss.; tambin Ratzinger, Joseph: Aus meinem Leben - Erinnerungen (1927-1977), Munich 1998, pp. 100 ss.
6 Cfr. www.wikipedia.de; trmino de bsqueda: Benedikt XVI.
7 Cfr. Ratzinger, Joseph: Salz der Erde, p. 79.
8 Ibd., p. 80.
9 Cfr. Thnissen, Wolfgang: kumene nach katholischem Verstndnis - Zum Stand der Diskussion, en: Non nobis, julio 2004, cuaderno 45, p. 5.
10 Ibd., p. 6.
11 Ibd., p. 8.
12 Est previsto un ensayo especfico sobre la Declaracin comn sobre la doctrina de la justificacin y el papel que Ratzinger desempe en ella.
13 Thnissen, Wolfgang: kumene nach katholischem Verstndnis, p. 8.
14 Subsiste debe interpretarse segn la concepcin hertica de la Iglesia en Lumen gentium.
15 Sobre la interpretacin de Dominus Iesus, cfr. tambin Gaudron, Matthias: Das vatikanische Dokument Dominus Jesus - was soll man davon halten?, en: Mitteilungen der Priesterbruderschaft St. Pius X, No. 263, Noviembre 2000; igualmente Barth, Heinz-Lothar: Note zu Dominus Jesus, en: Kirchliche Umschau, No. 10, Octubre 2000. Remito a mi propia exposicin, Dominus Jesus - Rckkehr zur wahren Kirche oder kumenischer Strfall, en: EINSICHT XXXI, 6, pp. 199 s.
16 Ratzinger, Joseph: Weggemeinschaft des Glaubens, Augsburgo 2002, p. 230.
17 Hasenhttl, que fue asistente de Kng en Tubinga, conoci personalmente a Ratzinger, cuando ste, a instancias de Kng, obtuvo la segunda ctedra de teologa en Tubinga. Hace poco (AP, 18 de abril de 2005), Hasenhttl se pronunci muy positivamente sobre su juez Ratzinger: Antes me ayud mucho y tambin me apoy en publicaciones de crtica a la Iglesia. (www.cardinalrating.com/cardinal 84_article_1359.htm)
18 JUNGE FREIHEIT del 10.12. 2004.
19 Expone el hecho el Sddeutsche Zeitung del 9/10 de abril de 2005. Tambin la televisin relat este incidente referido a Hasenhttl, de 71 aos.
20 Para la exposicin de las diferencias doctrinales entre catlicos y protestantes, cfr. Mhler, J. A.: Symbolik ode Darstellung der dogmatischen Gegenstze der Katholiken und Protestanten nach ihren ffentlichen Bekenntnisschriften, 7 ed., Regensburg 1909; asimismo, Holzapfel, Heribert: Katholisch und Protestantisch - eine leidenschaftslose Klarstellung, 2 ed., Friburgo 1931.
21 Sobre la bibliografa de Ratzinger, cfr. Heim, Maximilian Heinrich: Joseph Ratzinger. Kirchliche Existenz und existenzielle Theologie unter dem Anspruch von Lumen Gentium, Frankfurt 2004; tambin, Baier, Walter: Weisheit Gottes - Weisheit der Welt, St. Ottilien 1987; tambin http:/teol.de/nopublic/biratzi.htm.
22 Para valoracin de los escritos teolgicos de Ratzinger, cfr. p. e. Krger, Athanasius: Die eigenwillige Theologie von Kardinal Ratzinger, en UVK 12 de 1982, pp. 150 ss., donde el autor seala que a Ratzinger, en su doctrina y modos de formulacion, apenas poda distingurselo de Karl Rahner y Hans Kng. Tambin Die neue Theologie oder Sie glauben, gewonnen zu haben, Sion 1995.
23 Ratzinger, Joseph: Salz der Erde, p. 114.
24 Ratzinger, Joseph: Aus meinem Leben - Erinnerungen (1927-1997), Munich 1998, pp. 189 ss.
25 Ratzinger, Joseph: Das Fest des Glaubens, Kempten 1993, pp. 47 ss.
26 Sobre las expectativas puestas en Benedicto XVI, cfr. tambin Oschwald, Hanspeter: Der deutsche Papst, pp. 167 ss., pp. 253 ss.
Notas  del editor argentino
(a) Preferimos tomar este prrafo de la traduccin del Dr. Carlos A. Disandro, directa del latn al castellano (Paulo IV, Bula Cum ex Apostolatus Officio, texto y traduccin, Crdoba -Argentina- 1987, 2 ed.), no de la que nos remiti el Dr. Heller, obtenida indirectamente del alemn. Por lo dems, justamente aqu hizo don Carlos una correccin de puntuacin al texto latino receptus, sin la cual el prrafo resulta parcialmente ininteligible.
(b) La exposicin siguiente en la revista EINSICHT es la traduccin completa al alemn, por Elfriede Meurer, de Carlos A. Disandro, La crisis de la Fe y la ruina de la Iglesia romana. Respuesta al cardenal Ratzinger, La Plata, Hostera Volante 1986.
(c) El Dr. Heller denomina econistas a quienes aqu solemos llamar lefebristas.

 
(c) 2004-2018 brainsquad.de